Para muchos, el teletrabajo era una modalidad lejana en sus vidas laborales. Sin embargo, dado los acontecimientos más recientes ésta se ha hecho realidad debido a la necesidad del aislamiento social. Y es que, gracias a los avances tecnológicos, y a los procesos de transformación digital de varias naciones, esta forma de trabajo podría ser el punto de quiebre en el cumplimiento de objetivos de las compañías.

De acuerdo a Alejandro Fernández, Executive Manager de DNA Human Capital, “el teletrabajo es una modalidad que está encaminada en ofrecer un equilibrio entre vida personal y laboral. Si bien es un beneficio dado por las compañías, éste es un reto profesional que se transfiere a los colaboradores, ya que la responsabilidad recae directamente en ellos. Por esto es importante contar con estructuras que lo permitan, y que el colaborador establezca sus rutinas de trabajo de la misma manera que lo haría en una oficina”.

Según datos de la organización 5G Américas, en su estudio “El Teletrabajo en América Latina”, el trabajo remoto ha crecido de manera exponencial en la región. Brasil lidera la lista con 7.500.000 de trabajadores remotos; seguido por México, 2.600.000; Argentina, 2.000.000; Chile, 500.000; Colombia, 31.000; y Costa Rica, 20.000. A lo anterior, se agregan los teletrabajadores que se han sumado en los últimos días debido a la crisis del COVID-19. De acuerdo a un estudio realizado por el Grupo DNA, en la última semana el 38% de las empresas en Perú, Colombia y Chile han decretado implementar home office entre sus colaboradores.

Para ayudarlos a organizar su día, y realizar sus actividades laborales con miras en el cumplimiento de objetivos, el Executive Manager de DNA Human Capital, presenta 10 claves para desarrollar el trabajo remoto de manera exitosa:

  1. Compórtese como si siguiera yendo a la oficina: Levántese de la cama y arreglese como lo haría habitualmente. Saltar de la cama al computador no es recomendable pues confundirá espacios de descanso con espacios de trabajo.
  2. Destine un espacio de su casa como oficina: Adecúe una habitación para trabajar, así no utiliza los espacios de descanso como escritorio principal.
  3. Trabaje por objetivos: Fije un horario de trabajo para cumplir objetivos semanales, y así evitar que su carga laboral aumente. Para hacerlo, coordine reuniones de liderazgo donde se establezcan objetivos y tareas semanales para cumplirlos.
  4. Establezca su jornada laboral: No tiene por qué ser la misma hora en que lo hacen sus colegas. Fije los horarios en los que es más productivo para desarrollar tareas difíciles, y las horas menos productivas en tareas menos complicadas.
  5. Involucre a su familia en el cambio: Ésta modalidad cambia la rutina no solo de los colaboradores sino también de sus familias y las personas con quienes conviven. Por ello es importante compartir la planificación para poder diferenciar los momentos de trabajo de los de esparcimiento.
  6. Sea maduro laboralmente: Muéstrese interesado. Manténgase en línea, cumpla con las entregas y comuníquese constantemente con sus jefes y equipo.
  7. Limite el uso de redes sociales: El uso excesivo de redes sociales puede jugarle una mala pasada en términos de productividad.
  8. Si el teletrabajo es lo suyo, perfílese para ello: Ésta situación eventualmente pasará y la experiencia será la encargada del cambio, o no. Por ello, demuestre a sus líderes que es una persona con capacidad de autogestión.
  9. Aproveche el tiempo que ahorrará en desplazamientos: En promedio una persona se demora dos horas en traslados, las cuales en una semana son 10, en el mes 40 y en el año más de 400 horas libres gracias a que no tendrá que transportarse a ningún lugar. Planifique esas horas para invertirlas en su bienestar, mas no en trabajo.
  10. Utilice herramientas tecnológicas de acuerdo a cada tarea: Existen múltiples herramientas tecnológicas que lo pueden ayudar en el desarrollo de tareas diarias. Algunas son:
    1. Para Gestión de proyectos:
      1. Trello: Permite manejar pendientes de manera visual, organizándolos por listados y miembros de equipo.
      1. Jyra: Es un Business Project Management (BPM) que permite gestionar y organizar los equipos de una empresa. Esto se realiza a través de workflows y ayuda a definir los procesos y hacer un seguimiento eficiente de las tareas asignadas.
      1. Asana:  Es una plataforma de gestión del trabajo que los equipos usan para mantenerse enfocados en las metas, los proyectos y las tareas diarias.
    1. Para reuniones virtuales:
      1. Zoom.us: Video Communications: Es una herramienta de videoconferencias que no solo permite hacer video llamadas si no que  permite escribir mensajes al mismo tiempo y compartir cualquier archivo con los demás usuarios. Lo destacable es que la versión gratuita permite una conexión de 40 minutos, acotando así el tiempo de la reunión
      1. Whereby: Videoconferencias fáciles sin inicio de sesión ni descargas. Permite compartir pantallas y grabar pantalla.
      1. Join.me: También permite tener juntas virtuales y compartir pantallas. Lo bueno es que se usa de manera intuitiva y no requiere descargas o suscripciones.
    1. Para organizar su día a día:
      1. Evernote: Esta aplicación permite ordenar su vida. Incluso puede guardar notas de páginas web y correos electrónicos. De esta forma dejará de tener papeles impresos en todas partes.
      1. Basecamp: Esta herramienta permite gestionar y organizar tareas para equipos que trabajan de forma colaborativa. Recibe el trabajo inmediatamente después de terminado, puede ser revisado de manera personal o colaborativa, lo cual mejora los procesos.
      1. Slack: sustituye el correo electrónico organizándolo en canales de fácil acceso y con herramientas lúdicas que brinda a todos los miembros del equipo una visión compartida del progreso y la finalidad de los proyectos y al mismo tiempo enviar GIFs
image_pdfimage_print