500 familias que dependen de locales nocturnos claman por ayuda del gobierno

Es el gremio más golpeado por la crisis

Mario Vergara

Fotos: Daniel Troncoso

Alrededor de medio centenar de locales nocturnos como restoranes,
schoperías y otros, que representan la fuente de trabajo de más de quinientas
familias, decidieron denunciar que no han sido considerados por la autoridad
regional. Aseguran que es tan fuerte la crisis que les afecta que muchos de sus
socios están vendiendo algunos de sus bienes para pagar los arriendos.

Los dirigentes Ángel Sepúlveda y Jaime Ávila declararon que sus grupos
familiares y trabajadores están padeciendo muchos problemas.

Los dirigentes Ángel Sepúlveda y Jaime Ávila, aseguran que los dueños de locales de turismo nocturno están a brazos cruzados.

Dijeron haber conversado con el asesor del alcalde de Iquique y concejales,
donde han encontrado buena acogida, pero que del gobierno regional nadie se ha
preocupado de la situación que les afecta.

La crisis alcanzó a restoranes, schoperías, restoranes con alcohol, night
club, restobar, bares, clubes nocturnos y otros negocios, actividad que abarca
todo lo que es turismo en el centro de Iquique.

«Ha habido una reacción tardía de parte de la autoridad regional que
saben perfectamente que desde marzo estamos con nuestros locales cerrados, con
cero ingreso y pagando arriendo. Estamos quebrados y hemos tenido que empezar a
vender nuestros bienes, equipos musicales, televisores, mesas y otros para
poder abonar a los arriendos» señalaron.

Explicaron que los arriendos de locales del centro de Iquique fluctúan
entre uno y dos millones de pesos, mensualmente. «Algunos de nuestros
socios llegaron a un acuerdo y están pagando el cincuenta por ciento, lo que
igualmente representa un problema para juntar el dinero. Estos locales son proyectos
de vida y luchamos por no perder los negocios».

Del mismo modo indicaron que en el caso de las patentes se ha visto la
posibilidad de pagarla en cuotas, pero reconocen que han tenido apoyo del
alcalde y del cuerpo de concejales.

«Lo que nos tiene molestos es que el gobierno regional no se ha
preocupado nada por comunicarse con nosotros. La Gobernación Provincial, que es
una entidad que nos fiscaliza y nos da muy duro en los tiempos normales y ahora
que necesitamos el apoyo de esa autoridad, prefirió hacer invisible nuestro
gremio. En cambio las autoridades se han reunido con los taxistas, les dieron
un bono, pese a que igualmente siguieron trabajando. Somos el gremio más
golpeado» apuntaron Ángel Sepúlveda y Jaime Ávila.