Pese a que el plazo para realizar este trámite finalizó ayer, la Dirección General de Movilización Nacional -DGMN- anunció que se extendió hasta el 30 de diciembre la fecha para presentar la documentación requerida y excluirse de esta instancia.  

Cientos de jóvenes nacidos en el año 2001 en la región de Tarapacá se hicieron presentes en la oficina del cantón de reclutamiento en nuestra ciudad con el objetivo de efectuar el trámite para no realizar el Servicio Militar.

Recordemos que la Dirección General de Movilización Nacional -DGMN- anunció, durante la jornada de ayer, que el plazo para presentar la documentación requerida para excluirse de esta instancia se extendió hasta el 30 de diciembre.

En la oportunidad, Francisco Concha, jefe de la oficina del cantón de reclutamiento de Iquique, explicó que durante este periodo de extensión los 2 mil 307 jóvenes que componen la base de conscripción en Tarapacá, podrán nuevamente tener la opción de acreditar su condición, los requisitos son estar cursando cuarto años medio o alumnos regular en la educación superior. Además, indicó que el nombre técnico del proceso no es postergación, sino “que se los cita a modalidad de inscripción ordinaria, es decir que ellos van a cumplir el servicio militar una vez que finalicen los estudios, cosa que está en la teoría, porque en la práctica no se ha dado hasta el minuto. Solamente quienes se eximen o se excluyen del servicio militar son aquellos que se acogen al artículo 42. Ya sea por causales médicas, problemas con la justicia, que familiares aparezcan en el informe Rettig, Ley Valech o que acrediten ser el único sustento en su núcleo familiar”, esgrimió.

ACUARTELAMIENTO

Por otra parte, Francisco Concha informó acerca del impuesto que está en la tasa de derecho, lo que se traduce en que el trámite tiene un costo de 6 mil 60 pesos. Además, desmintió los rumores que circulaban por las redes sociales en donde internautas señalaban que los jóvenes estaban siendo acuartelados, debido a la contingencia social “toda esa información es falsa. Aquí a nadie se acuartela. Los jóvenes solamente tienen que hacer un trámite de rutina. Debido a la contingencia y como todo chileno, hacemos el trámite a última hora. Sí hay que pagar un impuesto que está en la tasa de derecho, que fue publicado en el Diario Oficial, en donde los jóvenes cancelan un impuesto menor que supera los 6 mil pesos. Si bien es monto es alto, pero es el valor que dispone el Estado”, señaló.

OPCIONAL

Martín Landero es estudiante de cuarto medio y realizó con éxito el trámite, sin embargo, tuvo que acercarse en dos oportunidades hasta el cantón, debido a que no contaba con toda la documentación. Tras ser consultado respecto a la obligatoriedad del servicio militar, el estudiante fue enfático en señalar “me parece una basura total. Igual todos los países tienen milicia, aunque debería ser opcional, no deberían incluirte en una lista. Para las mujeres es opcional y para los hombres no”, sostuvo.

Karina González acompañó a su hijo, Benjamín Díaz, para interiorizarse acerca del proceso, en la oportunidad señaló que los intereses de la juventud en la actualidad no es formar parte de las Fuerzas Armadas, sino que “debido a su amplitud de conocimiento, más que hacer el servicio militar quieren estudiar. Mi hijo quiere ir a la universidad no quiere por ningún motivo  hacer el servicio, obligatorio de ninguna manera”, indicó.                     

CAUSALES

La normativa vigente contempla seis causales de exclusión, es decir, medidas con las cuales una persona puede evitar cumplir con el servicio. Dentro de estas opciones se encuentran el tener una imposibilidad física o psíquica, ser miembro de las Fuerzas de Orden y Seguridad o de Gendarmería, ser la principal fuente de ingresos del grupo familiar y estar casado, ser padre o estar en vías de serlo.

Junto con ello, también se considera estar o haber sido condenado a una pena aflictiva o tener parentesco hasta en cuarta línea colateral con alguien que aparezca en el Informe Valech o la Ley Rettig.