La instalación está terminando de ser acondicionada en un lago de agua dulce y dentro de los próximos meses será trasladada a su ubicación final correspondiente al depósito de relave de una empresa cuprífera.

 Un innovador proyecto que está a punto de ver la luz podría entregar muchos beneficios no solo porque está basado en el uso de energías renovables generando un beneficio ambiental, sino porque además se hace cargo de uno de los pasivos más sensibles para la industria de la minería como son los relaves.

En efecto ABB y la empresa nacional Punto Solar, especialista en la implementación de soluciones de energía solar fotovoltaica a nivel industrial y domiciliario, realizan las pruebas piloto de un módulo compuesto por 10 paneles con una capacidad máxima de 3 kW (escalable) la cual será instalada finalmente en el tranque de relaves de una empresa minera de la Zona centro del país.

La isla fotovoltaica entrega la energía necesaria para la impulsión de las bombas que operan en el relave, bajando los costos de energía proveniente de la red. Además, ofrece el beneficio del efecto de sombreamiento en donde los paneles consiguen bajar la temperatura del agua, retrasando el proceso de evaporación, de un recurso tan preciado como el hídrico. Dadas estas características, una solución así resulta sumamente atractiva para actividades productivas de la agricultura, embalses, viñas, es decir, todo lugar donde existan cuerpos de agua.

El proyecto de la primera isla fotovoltaica en Latinoamérica sobre relave minero cuenta con financiamiento CORFO a través del Fondo Innova. Se encuentra en la etapa final de construcción, la estructura principal ya fue montada y posteriormente se efectuaron pruebas con sensores para monitorear todas las variables posibles una vez que el módulo sea instalado en el relave. La estructura está compuesta de HDPE (polietileno de alta densidad) con recubrimientos que será probado al entrar en contacto con los compuestos tóxicos del relave.

Jorge Álvarez, Solar Product Manager de ABB en Chile, señala que la solución está equipada con un inversor monofásico de la serie UNO-DM-PLUS ABB con nivel de potencia de 1.2 a 5.0 kW donde su diseño compacto y volumen general le permite entregar un mayor rendimiento en un espacio mínimo. “Vemos que la industria está requiriendo soluciones tecnológicas sustentables para el procesamiento de los minerales, el llamado ‘cobre verde’. El desarrollo de esta isla fotovoltaica es un muy buen ejemplo, que va de la mano con los procesos de renovación que busca este sector”.

“El módulo lo construimos con una capacidad de generación pequeña pero tiene el potencial para seguir creciendo y puede llegar a cubrir una extensa superficie dependiendo de la zona de inundación con que se cuente”, explica Juan Pablo Oyanedel, gerente general de Punto Solar. “Este proyecto podría transformar a Chile en líder en generación de energía solar aprovechando espacios no valorados, mejorando el rendimiento de componentes eléctricos, paneles, inversores, entre otros”, dice.

Según Oyanedel, “una instalación de este tipo es aplicable a otras industrias ya que permite disminuir pérdidas de agua por evaporación, generar energía limpia, impactando positivamente al medioambiente en los puntos de consumo”.

Ficha técnica de la isla fotovoltaica

 Modularización

  • El sistema es modular permitiendo la escalabilidad de la planta para aumentar la potencia generada.

Resistencia

  • El sistema está construido en base a HDPE (polietileno de alta densidad) por lo que es capaz de resistir la corrosión y las condiciones del relave.
  • Mayor producción de energía gracias a la menor temperatura sobre el relave.
  • Aprovechamiento de espacios que hoy en día no se utilizan.
  • Cercanía al punto de consumo de energía disminuyendo los costos de transmisión.
  • Mayor rendimiento del módulo debido al menor depósito de polvo.

Alejandro Pezoa 
Periodista