Dragones celestes cayeron por 1 – 3 en el San Carlos de Apoquindo

Mario Vidal Jorquera

Una nueva y categórica derrota, sufrió el cuadro de Deportes Iquique, esta vez jugando como visitante, ante la Universidad Católica, en el estadio San Carlos de Apoquindo.

Deportes Iquique inició el partido, alineando de la siguiente manera:

Pérez, Aveldaño, Blázquez, Caroca, Saavedra, Zuñiga, Orellana, Blanco, Lorenzzeti, Donoso y Ramos.

Comenzaron bien los dragones celestes, creándose algunas ocasiones en los primeros minutos, pero el equipo local fue rápidamente imponiendo su juego y ya a los 21 minutos, Iquique se quedaba con 10 hombres, tras la expulsión de Saavedra, por doble tarjeta amarilla.

El árbitro Gilabert sancionó penal, por mano de Saavedra y así Católica, se puso en ventaja a los 22 minutos, mediante el lanzamiento desde los 12 pasos, convertido por Luciano Aued. Fue este mismo jugador, quien se creó una buena jugada dentro del área iquiqueña, para que, Fernando Zampedri marcara el segundo de los cruzados, cuando se jugaban los 37 minutos.

A los 39 minutos, Hans Salinas reemplazó a Blanco, pero el cambio no produjo mudanza en el juego de los dragones, terminando la primera parte 2 – 0 a favor del local.

Apenas iniciado el segundo tiempo, Lorenzzeti, habilitó a Zuñiga, quien marcó el descuento para los celestes, lo que provocó ciertas esperanzas en la hinchada que llegó hasta el estadio católica, a apoyar a los dragones.

Pero Universidad Católica, siguió manteniendo su mejor juego colectivo y fue producto de eso que, a los 61 minutos, Edson Puch, batió a Pérez, marcando el tercer gol cruzado, conquista que no fue celebrada por el delantero iquiqueño que defiende a Católica.

En el minuto 82, el venezolano Hernández, reemplazó a Alvaro Ramos y a los 87, Fabián Ramos ingresó por Zuñiga, en el último cambio de Iquique en el partido, cuyos últimos minutos, mostró a la Universidad Católica con total dominio del balón, sin que Deportes Iquique lograra inquietar a los cruzados.

Una nueva derrota, que deja más al desnudo, la falta de aplicación colectiva de los dragones celestes, quienes quedan en una difícil, pero muy difícil situación, jugadas solo 5 fechas del torneo.