Como parte de las actividades religiosas en homenaje a San Lorenzo de Tarapacá, el alcalde Patricio Ferreira saludó a los feligreses en víspera de la fiesta que se celebra el 10 de agosto de cada año, que recuerda la martirización del santo en la antigua Roma.

Invitó a seguir a viviendo esta festividad religiosa de manera distinta juntos en familia, ya que no se puede asistir al pueblo porque se está en cuarentena indefinida.

Dijo que fue una noche tan especial para la familia devota de San Lorenzo y que a pesar de las circunstancias se vivió con la misma fe y devoción.

Asimismo, pidió al santo patrono del pueblo de Tarapacá que los proteja y cuide para que el día de mañana sea un día mucho mejor. «Tengamos fe y esperanza que a través de San Lorenzo interceda por nosotros para que podamos vivir de mejor manera los días y los tiempos que se nos vienen», enfatizó el jefe comunal.

La suspensión de la festividad religiosa y patronal que se celebra los primeros días de agosto del pueblo de Tarapacá, ubicado en la comuna de Huara, generó que los feligreses de Alto Hospicio concentraran estos días su adoración a la figura del santo, que se ubica en la zona central de la comuna en la intersección de las avenidas Los Álamos con Ramón Pérez Opazo. Además muchos vecinos y vecinas adornaron el frontis de sus viviendas con altares y figuras de San Lorenzo.

Se recuerda que para la ocasión, también el municipio habilitaba una réplica de la iglesia de Tarapacá como marco, en la denominada Plaza Belén, hoy llamada Plaza de La Revolución, donde centenares de fieles rendían tributo a San Lorenzo. Actividades que no se realizaron este año para evitar el contagio del coronavirus.

No obstante, los feligreses pudieron seguir a través de la programación online, la misa del Día de San Lorenzo, desde las redes sociales del Obispado y otras plataformas. En la medianoche del domingo y primera hora de ayer lunes, se lanzaron fuegos de artificios en diferentes barrios de la comuna para recibir al santo patrono.

image_pdfimage_print