Frente a las últimas informaciones emanadas por la Cámara Chilena de la Construcción,CChC, que reveló un déficit de 23.007 viviendas en la región de Tarapacá, afectando al 18% de familias de la región, dirigentes de las cooperativas de viviendas de la comuna de Iquique que pretenden construir sus hogares en el sector de Punta Gruesa, insistieron en la urgencia de contar con la alternativa de acceder a una casa mediante el sistema de cooperativa a través de la autogestión y autoconstrucción asistida.

Los altos costos para arrendar u obtener una vivienda y las dificultades para acceder un subsidio, ha obligado a muchas familias en situación de vulnerabilidad de ocupar terrenos (tomas irregulares) en donde no existen los servicios básicos de agua, energía eléctrica y alcantarillado, entre los más prioritarios.

Al respecto, Denisse Morán, presidenta de la cooperativa COMAPU, y dirigente de la Federación de Cooperativas de Viviendas de Iquique, FECOVII, que agrupa a 2.500 familias de 14 colectivos, dijo que pretenden acceder a la vivienda propia a través de la compra de terrenos al Estado.

Para ello proponen que les venda la tierra que está en sectores rurales al sur de Iquique, que estiman en un valor cercano a los 3 millones de pesos los 200 metros cuadrados. “Somos 2.500 familias que no disponemos de viviendas algunas, todos vivimos de allegados o arrendamos. Trabajamos y estamos dispuestos a dar un pie de 300 mil pesos cada uno y si lo multiplicamos por los 2.500 nos da 750 millones de pesos para entregárselos al momento al Estado”, aseguró.

No queremos regalo y la respuesta y dilatación por parte de las autoridades de turno, precisó, responden a intereses mezquinos. “No hay voluntad política, porque qué gobierno se negaría a recibir aportes frescos para construir casas a familias vulnerables”, aseveró.

Nosotros, argumentó Denisse Morán, queremos que con la compra de terrenos, podemos aportar recursos al Estado para la construcción de los subsidios para las otras familias de otras cooperativas y a la gente que está en campamentos o tomas.

 

Las autoridades aducen que al no haber plano regulador y planificación territorial, ellos no pueden vender, pero este tema se viene arrastrando hace varios años y la “pelota sigue girando”, y pensamos que seguirá demorándose para ser utilizado con fines políticos, acotó la dirigente.

 

“Creemos en nuestra lucha por conseguir nuestra primera casa y seguiremos insistiendo en todas las instancias. A fines de abril participaremos en un Congreso en Valparaíso con nuestra propuesta Salud y Vivienda para las familias vulnerables, que por miles a lo largo del país esperan cumplir su gran sueño de la casa propia”

 

En la región, Iquique encabeza el déficit de viviendas con 10.069 unidades. Alto Hospicio con 7.931 unidades y Pozo Almonte con 1.594. En el país son 739.603 viviendas las que deben construirse, según la Cámara Chilena de la Construcción.

El estudio basado en la Encuesta de Caracterización Socioeconómica (Casen) 2017 y el cual precisa que de las más de 23 mil familias que requieren una vivienda en la región, 14.089 viven en condición de allegadas y 8.918 habitan un inmueble no digno para vivir.

Todos estos resultados aumentan considerablemente cada año en la región y manifiestan un aumento del 36 por ciento en comparación al 2015, que es tres veces más a los resultados a nivel nacional donde ocurrió un aumento del 13 por ciento, precisó la CChC.