Obra ya tiene un 43% de avance

  • Antiguo puente fue arrasado por la bajada del río durante las pasadas lluvias estivales. Si el próximo verano se activa la quebrada, habrá preparación, aseguró el MOP.

Un 43% de avance registra la construcción del nuevo atravieso que permite acceder al poblado de Acha (ruta A-301), en el extremo sur de Arica. El badén fue destruido por un fuerte caudal producto de la activación de esa quebrada en febrero de este año, durante el invierno altiplánico.

Esta obra que beneficiará directamente a mil 500 habitantes del sector, se enmarca en un plan de reconstrucción de infraestructura regional anunciado por el Presidente Sebastián Piñera, como consecuencia de las lluvias estivales que desencadenaron una emergencia climática y dejaron graves daños en todo el norte grande de Chile.

Según se estima, su estructura mayor estará lista en diciembre próximo, brindando protección a la comunidad frente a posibles fenómenos meteorológicos del ya cercano verano 2020.

Los trabajos fueron visitados el viernes pasado por el intendente de Arica y Parinacota, Roberto Erpel; el seremi de Obras Públicas, Guillermo Beretta; el director regional de Onemi, Franz Schmauck; y dirigentes vecinales.

Esta obra tiene una inversión de dos mil 700 millones de pesos e incluye además la construcción de un segundo badén de hormigón, en el kilómetro 3,5 de la misma ruta.

El intendente Roberto Erpel destacó el sentido de urgencia con que se ha llevado a cabo el plan de reconstrucción regional. “Estamos mejorando la conectividad, estamos siendo previsores ante una posible nueva bajada de los ríos, en definitiva, estamos mejorando la calidad de vida de las familias, que es lo que nos ha pedido el Presidente Sebastián Piñera”, precisó.

La obra tiene una inversión de dos mil 704 millones de pesos y consiste en la instalación de una batería de cajones de hormigón, enrocados, muros de ala y encausamientos, entre otros, con capacidad para soportar un caudal de hasta 60 metros cúbicos por segundo, muy superior a lo que existía antes en el lugar.

Por su parte, el seremi Guillermo Beretta, indicó que “estamos transformando este atravieso, de una condición muy precaria, a una robusta, resiliente, con un caudal de proyección histórica y que nos da seguridad de que no vamos a tener dificultades, si el próximo verano tenemos escurrimiento de este cauce”.

En tanto, el director de Onemi, Franz Schmauck, señaló que el cambio climático llegó para quedarse y que, por tanto, es lógico pensar que las intensas lluvias estivales pueden volver a repetirse. “Esta obra, sin duda, viene a dar una solución, una medida de mitigación, para que las poblaciones de Acha y Arica, estén seguras de que el río, si baja, será un afluente del río San José, sin generar mayores complicaciones como las que vivimos en febrero”, dijo.

Asimismo, Isidro Díaz Marín, presidente del Comité de Agua Rural de Acha, indicó que “hoy día vemos cristalizada una aspiración que la naturaleza apuró en hacerla. Cuando las cosas suceden, realmente nos ponemos en línea, nos ponemos en órbita y se hacen las cosas que hay que hacer. Y eso hay que agradecerlo tremendamente porque la comunidad de Acha ya no va a quedar desconectada cuando venga la naturaleza, arrasando, muchas veces, estos predios”.