• Intendente Roberto Erpel realizó este viernes última reunión de coordinación con una serie de instituciones involucradas en la estrategia y anunció una ardua fiscalización durante el fin de semana largo.

El viernes pasado el intendente Roberto Erpel sostuvo una última reunión de coordinación con jefaturas de distintas instituciones civiles y uniformadas, con el fin de reforzar la estrategia sanitaria contra el covid-19 en Arica e interrumpir la tendencia al alza de los contagios que ha mostrado la ciudad después de Fiestas Patrias.

La autoridad buscará cumplir con este objetivo principalmente a través de un intenso plan de fiscalizaciones este fin de semana largo y la puesta en marcha de una serie de acciones estratégicas destinadas a que la capital regional pueda avanzar hacia su mejoría.

En esta coordinación participan Intendencia, Gobierno Regional, Seremi de Salud, Onemi, Carabineros, PDI, Armada, Ejército, gobernaciones de Arica y Parinacota, Seremis de Transportes, Desarrollo Social y Trabajo, además del Colegio Médico, entre otros actores claves.

“Queremos enviar un mensaje muy claro y sin dobles interpretaciones, de que ya se acabó el tiempo de saltarse las reglas. La salud de la población no es un juego y quien no lo quiera entender se expondrá a las máximas sanciones. Sea quien sea”, dijo la autoridad.

Explicó que habrá una especial preocupación por realizar controles en:

-Terminales de buses y transporte público, para revisar el cumplimento de las normas sanitarias por parte de empresas y pasajeros.

-Transporte privado, en busca de quienes no respeten la restricción vehicular. “No habrá manga ancha para nadie. La orden es que corran las multas”, dijo la autoridad.

-Terminal del agro, ferias libres y comercio relacionado, para evitar las aglomeraciones, la venta de ropa usada (foco de contagio) y el comercio ilegal.

-Accesos a los valles de Lluta, Azapa y a las distintas localidades rurales de la Provincia de Parinacota, porque “basta de convertir los fines de semana en paseos familiares o en picnic. Estamos en pandemia y nadie puede tomarse esas libertades”, señaló el intendente.

Borde costero, porque “el baño está absolutamente prohibido” y solo pueden recorrer el borde costero los adultos mayores, menores de 14 años y personas con trastornos del espectro autista, con su respectivo permiso de Comisaría Virtual y por tiempo limitado.

-Personas en las calles, para controlar sus permisos temporales y correcto uso de mascarillas.

-Migrantes en situación irregular, para que puedan hacer sus cuarentenas en residencias sanitarias o albergues, según corresponda.

-Empresas, para revisar sus protocolos covid.

COMERCIO AMBULANTE

En relación al comercio ambulante, el intendente Erpel señaló que “ésta ha sido una preocupación muy fuerte en los últimos días” y agregó que la gobernadora de Arica, Mirtha Arancibia, ha realizado todas las gestiones necesarias para que la Municipalidad de Arica asuma el control de esta actividad, de acuerdo a la normativa vigente.

“Aquí las reglas son parejas para todos. Porque tenemos que sacar a Arica de esta cuarentena que se está alargando mucho más de lo que la ciudad puede soportar”, expresó.

El jefe regional señaló que “hoy la región está en una guerra frontal contra las malas prácticas que atentan y vulneran la normativa sanitaria”, pues la región necesita avanzar hacia su normalidad.

El viernes 9 de octubre Arica cumplió el día 87 de una segunda cuarentena decretada por el Ministerio de Salud, para enfrentar los contagios de coronavirus.

image_pdfimage_print