Por Arelly Alvarez Cárdenas.

A raíz de la nota realizada por el Diario Angamos acerca ( www.diarioangamos.cl) del consumo de bebidas energéticas, a nivel internacional han ido en aumento de forma considerable sin medir los riesgos que puede tener esta para la salud.

El uso de estas bebidas en nuestro país no es menor, ya que según cifras de Euromonitor, en el año 2018 hubo un consumo de 41.9 litros de bebidas energéticas lo que equivale a 2,3 litros por cabeza. Esto es preocupante, ya que al comienzo las personas le daban uso para “aumentar rendimientos” en la parte del estudio tanto los escolares como los universitarios, pero esto actualmente cambió y se uso regularmente en “carretes”, donde se mezcla esta bebida energética más alcohol, lo que produce en el momento un efecto placebo de energía que a la larga conlleva a aumento de ritmo cardiaco y la presión arterial, además de arritmias, fibrilación auricular y en casos más extremos puede llegar a producir un infarto agudo al miocardio. 

Hay que tomar conciencia y primero conocer la procedencia e ingredientes de cada una de estas bebidas, no haciendo un uso habitual de estas en nuestra rutina diaria, ya que estudios NO demuestran efectos positivos al consumirlas.

Arelly Alvarez Cárdenas  Nutricionista – Dietista

image_pdfimage_print