Elevando una oración de gratitud al Dios Padre los integrantes de la capellanía evangélica de Gendarmería,  cumplieron la colocación de la primera piedra para levantar el proyecto de reinserción social y laboral cristiano, que permitirá dar trabajo a ex internos que cumplieron su condena y pertenecían al módulo APAC, Amando al Preso, Amando a Cristo.

La actividad se cumplió en las mismas dependencias donde se construirá el galpón en un sitio de cinco mil 200 metros cuadrados, que permitirá la instalación de dos galpones para talleres, un casino para la alimentación, baños y oficina y se encuentra en el sector Huantajaya de Alto Hospicio.

La ceremonia contó con la asistencia del Delegado Presidencial, Miguel Ángel Quezada, el director regional de Gendarmería, coronel Luis González Báez, en representación del alcalde de la comuna, Esteban Zavala, la jefa de la Unidad Técnica de Gendarmería, Maribel Fernández, el capellán evangélico, Oscar Faúndez, agentes pastorales, e invitados.

El Delegado Presidencial  agradeció la invitación  y felicitó a los componentes de la capellanía evangélica por el logro, que encierra un gran beneficio para los componentes del APAC. “El pastor Faundez me invitó a la cárcel y desde ese entonces me habló de este proyecto que ahora empieza a ser realidad. Hay que buscar la forma de cómo terminarlo y dar vida a esta iniciativa, pero lo más importante es lo que ocurrirá adentro. Desde mi nuevo cargo estoy disponible para ver las formas de mejor financiamiento y cualquier otra autoridad regional estarán disponible para este gran proyecto que es de la comunidad en general”, dijo.

Mientras que el director regional, coronel Luis González, expresó que las capellanías son buenos apoyo a la labor de Gendarmería. “El pastor Faundez es la cara visible de la capellanía,  junto a todos los agentes pastorales se han caracterizados por apoyar la labor que realizamos. Ellos son un gran aporte con el módulo APAC. Este galpón que se construirá tiene una gran trascendencia y es un tremendo paso y viene a construir a la reinserción”, acotó.

En tanto que el pastor Oscar Faundez, elevó una oración al Altísimo y agradeció a todos los componentes de la capellanía, por el trabajo desarrollado y a la iglesia evangélica de la institución que hizo un aporte de un millón de pesos para la obra.  También, presentó a un ex interno e integrante del módulo APAC, quien se presentó como “un fruto de la reinserción social y gracias al Señor pude enderezar los pasos con su ayuda y la familia. Ahora cuento con una microempresa y trabajo  en el sector de Alto Hospicio. Todo esto es con la ayuda del Señor, quien insta a cambiar y depende de cada uno, creo en la reinserción social”.

La actividad finalizó con un pequeño refrigerio y con la confianza en que en un par de años, realizarán la inauguración del proyecto reinserción social y laboral.

image_pdfimage_print