Por: Carmen Sandoval (Cancionangelical)

…”SI todo esto fuera mentira, no estaría viviendo lo que estoy viviendo ahora”, Víctor Espinoza.

Lo que a continuación se va a relatar es lo vivido por un soldado conscripto de 17 años en ese entonces, año 1983, en la actualidad cuenta con 54 años Víctor Manuel Espinoza Avilés, ex soldado del Regimiento Huamachuco, licenciado con el Grado de Sargento 2º.

El 1 de julio de 1983, llega Víctor Espinoza, junto a los demás conscriptos  a integrar la Primera Compañía de Fusileros de la Infantería, del Regimiento Nº 24 Huamachuco, ubicado en Alto Pacollo, Putre.  Víctor y otros,  tuvieron  entrenamiento previo de 3 meses en la escuela de paracaidista y fuerzas especiales.

Un viernes del 5 de agosto de 1983, después de que los conscriptos habían almorzado, aproximadamente a las 15:00 Hrs. (el testigo no tenia reloj ni sus compañeros por lo que ahora en adelante sólo se puede especular el horario), el Teniente los saca para realizar ejercicios militares, estos conscriptos eran elegidos al azar de diferentes compañías para formar un Compañía de 120 soldados, los cuales se ubicaba estratégicamente para resguardar la operación. Van a Termas de Jurasi, la misión es vertir un producto desconocido en las aguas, que después les dijeron que se trataba de flúor. Este flúor, venia en tambores plásticos con escritura en alemán, con un aroma a menta, había que vertirlo lentamente, porque era muy espeso lo que tomaba mucho tiempo. Cabe hacer notar, que la información que se daba era mínima y a veces nula de las actividades del regimiento.

Terminada esta labor, los llevaron más arriba y el Teniente les ordena saltar a las aguas hirviendo de las Termas de Jurasi, se tuvieron que sacar rápidamente las tenidas y los fusiles quedaron en el suelo. Estaban en las aguas en esos momentos, cuando alguien grita, ¡miren, miren! y todos vieron dos esferas inmensas de colores y de una de ellas salió una tercera.  Todos empezaron a salir del agua, les ordenaron vestir y tomar el armamento pero no disparar, estas luces daban vueltas alrededor de ellos a unos 40 o 50 mts. del suelo, después empezaron a bajar a una distancia de 2 a 3 mts. sobre sus cabezas, ellos formaron el triangulo de seguridad, avanzando con el Teniente y el Clase hacia la ruta CH-11 internacional, ya empezaba atardecer. Ya llegando a la ruta, los formaron en 2 columnas, una por donde bajan los vehículos y otra por donde suben. Empezaron la marcha que dura 1,30 hrs. Para llegar al Regimiento. En la mitad del camino, desaparecieron las luces, pero volvieron a aparecer a la altura del Km. 135 por los cerros frente a los soldados por el costado poniente. En esta oportunidad, el Teniente y otra persona comienzan a hacerles señales con las linternas  y estas responden y avanzan hacia ellos, bajando a 15 mts. de altura y a 100 mts. de distancia del escuadrón. De entre el escuadrón se escucharon tiros, dijeron alto el fuego. Las luces se detuvieron y empezaron a vibrar, tomaron altura y a retroceder hasta que desaparecieron  en dirección norte. Siguieron avanzando hacia el regimiento y les dieron las órdenes de llegar sin novedad y no contar nada de lo sucedido. Al llegar, se distribuyeron cada uno en sus respectivas Compañías, los soldados ya estaban acostados (21:00 hrs, retreta  para ir a los dormitorios).

Todas las noches quedaban dos o tres imaginarias (guardias), que rotaban cada hora y que daban vuelta dentro de la Compañía. Víctor como siempre, se recostó en su litera en el tercer nivel (se habían habilitado literas de 3 camas, estas son de combates o de campaña, pueden extenderse los fierros en los cuatro lados y se enganchas al soumier y le montan el colchón de una plaza), mirando hacia la mampara, único acceso de ingreso y salida de la Compañía, esta estaba ubicada en el sector oriente. En eso estaba Víctor cuando le tocan el brazo derecho, mira y ve  a una mujer de tez blanca y sin ninguna imperfección en su piel con cierta luminosidad, de ojos azules de un color precioso, la parte blanca del ojo eran de un color blanco puro, de pelo rubio extraordinario natural, usaba un traje plateado eran como una tela de cebolla de textura suave y fuerte, media como dos metros. Cabe señalar, que el testigo pudo apreciarla bien, ya que el lugar no estaba en penumbras porque había ventanales sin cortinas. La mujer le hablo telepáticamente con una voz especial que le decía acompáñame y le hizo algo de fuerza para que bajara y le ayudo a bajar de la litera. Al afirmarse de su brazo, se dio cuenta que tenia fibra musculosa, sus manos grandes prácticamente como de hombre estaban calientes y todo su cuerpo, era dura al tacto. Ella quería que lo acompañara y así lo hizo, llegaron al costado de las duchas y ahí ella puso sus dos manos sobre los hombros de Víctor  y lo pone frente de ella quedando a su vista a la altura de sus pechos (Victor mide 1,77 mts.), a una distancia de un metro. Ella le dice que mantenga la calma, que no le va a pasar nada malo, ella se agacha y le baja el pantalón del pijama y el slip. Pone su mano en los genitales y provoca un calor, en cosa de segundo  provocó un deseo de eyaculación, con la otra mano saca un artefacto de su costado y lo pone en los genitales y él eyacula, después ella retira el frasco y lo pone en su espalda, le sube el slip y pijama. Ella se agacha para mirarlo y le dice “La Tierra es un oasis en un desierto cósmico, cuídenla”. También le dijo, “que estuviera tranquilo porque lo que estaba haciendo era un gran aporte a la humanidad”.

Lo acompaña y lo lleva nuevamente a su camarote, le toca su frente y él sintió una gran paz y cerro sus ojos.  En esos instantes, se activo la alarma de asalto al cuartel. Era la única alarma que tenían y era operada por telecomunicaciones que estaba ubicada al frente de ellos y a un costado de la oficina Departamento Segundo y estaba a cargo de todas las comunicaciones del Regimiento de Huamachuco,  el de Putre y la Secta División de Ejército en Arica.  Donde estaba Víctor, eran 3 Compañía dentro de una cuadra, 120 por cada compañía y todos tenían que salir por la puerta de mampara.

Tenían claro que esa alarma indicaba asalto al cuartel por el enemigo, para ese tiempo el enemigo  eran las fuerzas peruanas o bolivianas. Cuando Víctor sintió la alarma, se olvido de todo lo acontecido con la mujer y su objetivo era salir de la cuadra pero todos trataban de salir por la mampara.

Cuando logró salir, vio como que estaba nublado y que algunos de sus compañeros estaban llorando otros mirando hacia arriba, muchos conscriptos actuaban en forma segura y concreta, otros tuvieron miedo, otros estaban como hipnotizados, algunos oficiales estaban filmando y fotografiando lo ocurrido,  el miró y queda impresionado al ver un tremendo disco arriba de su Compañía con una gran luz central blanca que no segaba, unos colores fuera de la luz blanca que giraban a la derecha y otro más arriba que giraban asia la izquierda y cada uno cambiaba a colores múltiples, parecían tener vida y también era como muchas voces hablaban en su mente, sintió paz , un aroma especial ya no sentía ruido a su alrededor se iban diluyendo, sintió una succión en la caja torácica como que lo aspiraban,  Sintió como que algo le quemada debajo de las axilas. (Le quedó la marca de un círculo en su costado derecho). El sintió mucha paz y quería irse a un lugar tranquilo, de bienestar pero se acordó de su madre, que él era hijo único y su madre ya había sufrido una perdida y él no podía darle otra pena y dijo que me quiere quedar y cayó arrodillado pidiendo perdón por errores del pasado que venían a su mente, también habían otras luces o naves de menor tamaño, una estaba en la compañía batería artillería, otra en la compañía de ingeniero, otra en el casino y la que estaba aterrizada llevándose a los soldados. Esa energía lo soltó y tomo conciencia de lo que estaba pasando y tenía que actuar como soldado entrenado. Unos decían, disparen otros no disparen, pero la voz de este último era muy extraña. Dieron la orden de buscar armamento, así que fueron a buscar material de guerra, en el trayecto algunos dispararon, también pudo ver a lo lejos una gran luz que estaba aterrizada en el cerro a 30 mts. de la guardia principal tenía una luz blanca preciosa. Se veía una fila de soldados como 60, caminando hacia la nave con caras como hipnotizados, estos eran acompañados por gentes con ropas más claras que los pijamas de los conscriptos que eran blancas, eran altos e iban en los costados. La luz sobre la compañía de artillería no era tan grande como la del  sector oriente que estaba sobre la de ingeniería era también de 20 o 30 mts., estaba a uno o dos mts. de los techos  de las compañías. En total eran 5 luces que estaban en el regimiento.

Ya llegando a la caseta de material de guerra mayor, entró al igual que otros soldados. En la caseta había una penumbra, agarró algo y partió corriendo y cuando va pasando por la compañía artillería, sintió ruido y gritos, entró y habían 30 o 40 soldados acostados en sus literas, estaba saltando como si tuvieran ataque epiléptico y al medio había una gran luz que venía de una de las naves. Esta compañía tenia techo de lata, tragaluces y ventanas con cortinas. La luz del objeto cambiaba de colores, era de forma de círculo de 4 mts.  Víctor se acercó, avanzó hacia ella y quedó al medio, la luz tenía un radio muy amplio, Víctor miró sus manos alumbradas por esa luz y vio que tenía un lanza cohete Law, estaba a cierta distancia lo iba a  accionar no pensó en las consecuencias, no había necesidad de ponérselo al hombro ni usar la mira por la corta distancia del objetivo, le saco el seguro lo extendió lo puso frente a él lo levanta y le manda el disparo hacia arriba y siente que sale el cohete y en un momento determinado se escucha el ruido de una implosión, se produce un ruido extraño y se corta esa luz y los conscriptos que estaba en las literas empezaron a moverse con menor intensidad, cabe señalar que la luz traspasaba el techo  ¿podría ser que la nave sacó la parte molecular del techo para proyectar la luz?. El sale de la compañía y arroja el lanza cohete Law, ya que es de un sólo tiro. Su intensión inicial era llevar ése lanza cohete a su compañía y utilizarlo en la nave grande.

Saliendo, siente un golpe fuerte  que lo tira al suelo y lo empiezan a golpear el pecho y todo el cuerpo, se da vuelta y ve unos ojos verde de un ser que no había visto jamás con orejas largas asia arriba, con garras, era todo verde, sintió que se iba  a morir, trató de soltarse pero era como pegarle a un bloque de cemento, le pide perdón y misericordia.  Lo suelta y el ser saltó a muchos metros y se perdió en la oscuridad.  Víctor corre y ve muchos soldados votados y estos seres estaban arriba de los soldados y le estaba machacando el pecho y le sacaban algo, como una cosa negra que apretaban y se lo llevaban, pero no se apreciaban aberturas en el pecho de los soldados. ¿Sería a nivel energético?

Estos seres al irse y saltar hacia la nave, se les formaban como alas parecidas a bolsas de basuras cuando son agitadas. No eran un batir de alas, ya que estas se movían a diferentes direcciones en formas desordenadas y estas supuestas alas eran más grandes que su cuerpo. Hacían este movimiento cuando saltaban a la nave.

Escucharon unos pitos, ordenes que las Compañías tenían que entrar, vestirse y mantener la seguridad, se pusieron uniforme, botas y se armaron. A Víctor lo dejaron reforzando la guardia. La nave principal se fue el poniente,  dobla hacia el norte y pasa por el costado del volcán Taapacá y se empieza a perder iluminando con sus colores todo lo que era el sector tierra cambiando de colores, las otras que las seguían también cambiaban de colores cada una con distintos colores, la averiada sólo llevaba luces blancas con azules y rojo en la parte de los costados, esta iba  tambaleándose por el costado derecho que paso a llevar a la compañía de Víctor. Cuando se pierden completamente de vista vuelve el frio, la oscuridad y empiezan a reaccionar los soldados

En un lapso de tiempo llega un radio patrulla a la puerta principal y piden hablar con el Comandante del Regimiento, necesitaban entregar a un carabinero que estaba  aparentemente con apendicitis y dejarlo en enfermería, lo traían del cuartel Coronel Alcérreca por la ruta A-23, sector donde vieron caer una tremenda luz. Con esta información salen dos camiones con oficiales y un tercer camión, donde va también un oficial que les dice, “los que están reforzando la guardia suban al camión” y partieron con el chofer y un oficial. Los dejaron en la ruta A-23, no tenían que dejar entrar a nadie, se bloqueaba el camino. Pasado unos momento llegaba un Jeep y una retroexcavadora, bajan unos oficiales, el Mayor se acerca y dice “tú, tú y tú” súbanse a la retroexcavadora. Cuando se iban subiendo vieron que unas ambulancias venían bajando de vuelta. Llegaron al lugar, había varios camiones iluminando con sus focos en forma de semicírculo a una gran nave que estaba semienterrada ¡era increíble!, el Mayor le dice, “soldado lleve esta bolsa de basura a la nave” (saco ropero de lona que eran inmensos). Habían formado una escalera para poder subir a la nave con los pisos de los camiones. La nave parecía un bumerán pero al acercarse era circular, su estructura no era plana, parecía que fuera de diferentes perfiles de tonos negros, tenía como un acceso en la parte donde supuestamente estaba iluminada. Los oficiales entraron por ahí portando linternas y focos, además las luces de los camiones estaba en alto, por lo que se veía claramente. Se acercó Víctor y mientras más se acercaba vio varios símbolos, como una flecha asia arriba, una flecha asia abajo y otra con una flecha asia arriba y asia abajo. Había como una gran cruz debajo de las flechas y al costado izquierdo de la cruz había un semicírculo, también había una letra serpenteada, parecida a  una mezcla entre “Z” y “B” de forma algo triangular.  Alguien le dijo, “apúrese soldado” y subió como pudo y entró. La nave estaba como iluminada adentro y al fondo ve otros oficiales que estaban mirando a tres mujeres que estaban en el suelo, también habían dos hombres y un conscripto en pijama. En su caminar siente como que pisaba alfombra, el  piso era inestable pero uno no se caía a pesar que la nave estaba semienterrada y levantada por la parte de atrás y él se apoyó de una de las paredes y era como tocar a alguien con vida, alguien suave como un terciopelo. Cabe mencionar que dentro de la nave no se veía hacia el exterior. El se queda mirando a las mujeres; una pelo negro, otra pelirroja  y otra de color castaño. Eran preciosas tenían trajes y botas plateadas, pero las botas parecieran estar unidas al traje como un solo uniforme, tenían cinturones negros y plateados con distintas cosas en los costados. Los hombre eran rubios, estilizados y  con los mismos trajes, median aproximadamente 2,30 mts.  

Le dan la orden de entregar las bolsas, de regreso vio un collar precioso y tuvo la intención de tomarlo, el collar era tipo triangular, parecía tener luces que cambiaba de colores, era largo de 30 cm. apróx. de color plateado brillante, pero algo le impidió agacharse, también en el lugar había un sonido semejante a una flauta o una ocarina, el sonido era leve. También en el ambiente había un olor parecido a la menta.  No hacia frio dentro de la nave, se veían divisiones con hexagonales, las murallas como que fueran lockers. Había un panel plateado metalizado que parecía estar vacio como para encajar triángulos o círculos, pero distinto a lo que conocemos. Había muchas cosas en el piso amontonadas por distintos lugares. Le dijeron, “apure soldado valla a su puesto”. Bajó de la nave y vio que la retroexcavadora esta igualando el suelo para dejarlo plano. Un oficial llevaba bolsas de saco de ropero a los camiones, estas bolsas se veían llenas pero al parecer no pesaban.

Cuando sacaron los cuerpos de los hombres y mujeres se los llevaron en un vehículo, estos ya no tenían sus cinturones, también sacaron a un soldado dentro de la nave, desmayado y en pijama, en su parte genital y rodillas estaban con sangres, lo subieron en otro vehículo.

Cuando la retroexcavadora terminó de dejar plano el lugar, empezaron a tapar la nave con tierra, al terminar el procedimiento, volvieron al Regimiento.  Esa noche no durmieron, tenían que recoger todos los tiros esparcidos en el suelo, recoger vainillas y todo lo que no se “conociese”, tenían que ser informado inmediatamente a un oficial, se recogieron varios sacos roperos llenos de municiones, esa noche se dispararon muchos tiros. La tercera compañía tuvo que reforzar a todas las compañías del Regimiento. La nave que aterrizó cerca del cerro, había dejado un círculo inmenso con marcas de dos patas adelante y otra atrás, de perforaciones de 30  o 40 cms., por lo que se camufló haciendo en el lugar, el símbolo del regimiento “Garra y Filo”. Tuvieron que quemar varias partes para hacerlo de la forma del emblema, lo tuvieron que hacer en menos de tres horas.

Al otros día los formaron a las 7.00 hrs, y les dijeron “Aquí no ha pasado nada, no hubieron seres, no hubieron disparos, solamente luces y eso tienen que decir”. El Comandante dijo que iban a llegar visitas. Reunieron a los 3 conscriptos que vieron la nave caída y les dijeron que no podían decir que había caído una nave. Después en la mañana, llegaron camionetas negras y del ejército con personal extranjero y civil, se formaron y tuvieron que ir al Departamento Segundo para ser entrevistado  por un extranjero rubio, de 30 años y muy abrigado (no se sabe si era norteamericano o europeo), preguntaba si habían visto seres, si habían tenido contacto con algo. El respondió que vio luces que se hicieron presentes iluminando y se fueron a gran velocidad. El anotaba todo y después entregaba una hoja para que firmaran, en esta hoja estaba anotado el nombre, rut y firma, perforaba la hoja y la archivaba inmediatamente. Después de cumplida esa labor, las camionetas se marcharon con el personal extranjero y civiles.

Horas después a los conscriptos los mandaron a bajar mas allá de Putre, donde habían maquinas excavadoras, retroexcavadoras y dos aplanadoras. Se empezaba  a construir una pista de aterrizaje (en ese momento ellos no sabían que iban a construir una pista de aterrizaje). Mientras ejercían estas tareas, los alimentaban bastante bien, con sandwich, empanadas, café y mucho jugo de manzana.

Llegaron al lugar vehículos command car, escoltados por vehículos de carabineros y del ejército de Putre. Llegaron camiones plateados, cuyo personal usaba uniforme tipo bacteriológico, estos camiones fueron derivados inmediatamente a la zona donde cayó la nave. 

Víctor y sus compañeros, continuaban en el trabajo tirando palas y chusos, para las terminaciones finales de la pista. Una de estas camionetas plateadas se estacionó cerca y se abrió la parte de atrás y la de los costados y quedó sólo la rampla con la nave que la tenía tapada con maya de mimetismo. El camión plateado era ancho, inmenso como un contenedor  que tenía seis ruedas doble por cada costado. Luego desplazaron la nave a la pista de aterrizaje y entre dos máquinas retroexcavadora la bajaron a una plataforma y empezaron a construir con paneles, un cuadrado, la encerraron  y  amarraron la caja con cadenas enormes y carlingas plásticas inmensas, todo nuevamente cubierto por redes de mimetismo. Empezaron a ponerles por distintos lugares ganchos y estirarlos. A esta caja ya embalada la pusieron en una rampla mirando asia el sur donde terminaba la pista.

Como a las 18:30 hrs. llega un tremendo avión, de cuatro motores que decía Fuerza Aérea de Chile, de cabina con vidrios polarizados, era un Hércules C-130. Este avión aterriza y se dirige a un lugar de la pista donde se había hecho un espacio para que diera la vuelta, en ese mismo lugar había un carro especial con una artillería antiaérea, y empezaron a enganchar con estas inmensas cadenas la caja con el avión. Previamente construyeron una plataforma para que el avión pudiera impulsar con mayor facilidad la carga. Aparentemente se apreciaba que la carga era liviana

El avión al tomar velocidad pasó por un costado de la plataforma arrastrando la cadena y con un solo tirón la impulso y elevó levemente, ya que, al comienzo la caja rebotó en la pista para luego elevarse definitivamente junto con el  avión. Este avión tomó rumbo a la costa.

Los conscriptos se formaron, para subir al cuartel y a recibir re-instrucción. Días después llega una comitiva encabezada por el Comandante General de Ejército. A Víctor y sus dos compañeros, que presenciaron la nave caída, los llamaron al Casino de Suboficiales. En una ceremonia, a los 3 soldados conscriptos los hicieron jurar sobre una Biblia muy antigua de Bernardo O¨higgins y sobre la Bandera de los 77 de la Concepción, que estaba en una vitrina portátil, tenían que guardar silencio y no contárselo a nadie ni siquiera a la familia. Después el Comandante General de Ejército, les dio la mano y los abrazo, en ese momento a Víctor le dijo al oído, “después de 30 años cuenta lo sucedido”. Después dio un pequeño discurso, donde dijo “que él era un creyente de esta situación y que deberían agradecer lo que se vivió y sucedió esa noche, dijo no ser la primera vez que algo así sucedía en un regimiento de Chile y los soldados que lo han vivido eran privilegiados”.

Así termina este relato

Algunas detalles que se pudo percatar Víctor Espinoza que le habían ocurrido, son:

  1. Tenía marcas en todo su cuerpo por los golpes que le propinó el ser.
  2. Tiene una marca en la garganta producto de una operación a las amígdalas que él nunca se la ha realizado.
  3. En los costados de las mejillas, tiene unos pequeños hoyitos producto de las salivas que le salpicó el ser.
  4. Le salió un líquido amarillento de los oídos.
  5. Tenía sangre de narices que duró por mucho tiempo.
  6. Mucho orinar al grado se hacía en la cama por un tiempo
  7. Un profesional le confirmó que tenía los tímpanos perforados.
  8. Tenía dolores de oído y zumbidos.
  9. Tuvo los hombros adoloridos por 2 meses y le quedaron caídos.

Desde que Víctor Espinoza se decide a contar su historia motivado por otros testigos que ya habían dado testimonio de ello, la vida de Víctor cambia totalmente. Actualmente, se ha visto obligado a dejar su casa, alejarse de su familia y dormir donde pueda. Le han coartado su derecho a trabajar. El hostigamiento a su persona es permanente, incluso teme por su vida, posiblemente lo que quieren es que haga un video donde diga que desmiente todo,  o que, lo único que vieron eran luces.

Es un duro precio por contar la verdad, de lo vivido como testigo de un caso extraordinario quizás, el caso ufológico más importante de Chile.

image_pdfimage_print