Con goles en el tramo final de un partido interrumpido por la tormenta, Suecia se impuso 2-0 ante las Rojas, quienes resistieron amparadas en el talento de Endler y el orden defensivo.

Chile cayó por 2-0 ante Suecia, un resultado que asomaba como altamente probable en la víspera; los respectivos rankings FIFA (37º y 9º) así lo anticipaban y también el hecho de que se trataba del debut de las Rojas en una Copa del Mundo, mientras que las nórdicas han participado en las ocho ediciones del certamen.

La ilusión de salir con al menos con un punto del Roazhon Park, de Rennes, se prolongó bastante, hasta el minuto 83. Y en tiempo real, casi dos horas y media, considerando que el juego se vio interrumpido a los 71’ debido a la tormenta eléctrica que se desató sobre Bretaña y se reanudó 30 minutos después.

Se trató de una jornada de contrastes para el equipo de José Letelier, quien nominalmente apostó por el esquema 4-3-3, con dos aleras de gran velocidad y despliegue como Daniela Zamora y Rosario Balmaceda, capacitadas ayudar al mediocampo en un constante ir y venir, mientras que María José Urrutia era una ariete que también colaboraba en la presión y recuperación.

Las escandinavas utilizaron los ataques por las bandas, los centros y eventuales pases interiores como argumentos, pero se encontraron siempre con una zaga chilena poblada y disciplinada; y cuando no, surgió Christiane Endler, fundamental para evitar que tal asedio tuviera éxito, incluyendo una tapada a los 30 minutos que figurará, a priori, entre las mejores de la Copa.

Las dirigidas de Letelier, en todo caso, igualmente tuvieron algunas aproximaciones a la portería de Hedvig Lindahl, que se tradujeron en cuatro disparos (Araya, Urrutia, Lara y Aedo), con uno de ellos obligando a la intervención de la arquera del Chelsea, aunque sin riesgo mayor.

Quizás el mayor defecto del juego nacional fue, en el primer tiempo, la debilidad de la marca en el mediocampo, con lo que el tránsito se les hacía muy fluido a las europeas, aunque sin restarles méritos a los esfuerzos de Araya y Aedo, quienes destacaron con un par de recuperaciones.

La segunda fracción ofreció pocos cambios hasta el minuto 59, cuando Urrutia se lesionó; en ese instante, Letelier incluyó a Yessenia López, apostando por poblar el centro del campo.

La suspensión por la tormenta eléctrica quizás haya tenido alguna influencia en el excesivo repliegue de las Rojas, quienes resignaron casi toda opción de contragolpe y, de paso, facilitando el avance de las suecas.

En ese contexto, el primer gol fue una consecuencia lógica; tras un par de rebotes, el balón quedó a disposición de la mediapunta Kosovare Asllani, sin que esta vez Endler tuviera alguna opción de intervenir con éxito.

El tiempo agregado traería una esperanza y un golpe final. Lo primero, una muy buena acción de Francisca Lara que concluyó con un tiro elevado; lo segundo, el tanto de Madelen Janogy, en una jugada donde pasó un par de marcas, enganchó para anular el desesperado cruce de las centrales y batió a Endler con un tiro a escasos metros.

Así fue el debut, con una caída en los instantes finales, pero con algún grado de ilusión que crece si se considera la goleada récord que Estados Unidos le propinó a Tailandia, pues la meta realista de las Rojas era y es alcanzar la clasificación a octavos como alguna de las cuatro mejores terceras de la fase inicial.


Chile 0: C. Endler; S. H. Galaz, C. Guerrero, C. Sáez, J. Toro; Y. Aedo (84’, R. Soto), K. Araya, F. Lara; D. Zamora, M. J. Urrutia (59’, Y. López), R. Balmaceda. DT: J. Letelier.

Suecia 2: R. Lindahl; H. Glas, N. Fischer, L. Sembrant, M. Eriksson; E. Rubensson (81’, M. Janogy), S. Seger; E. Jakobsson, K. Asllani, F. Rolfo (65’, L. Hurtig); S. Blackstenius (65’, A. Anvegard). DT: P. Gerhardsson.

Goles: 83’, Asllani anota casi en área chica tras recoger un rebote tras rechazo fallido de Sáez; 90’+4’, Janogy, en una gran acción individual bate con tiro violento a pocos metros.

Árbitra: Lucila Venegas (México). Amonestó a Guerrero y López (CHI); Ericsson (SUE).

Estadio: Roazhon Park, Rennes.

Público: 15,875.

Fuente: La Tercera