Según el ejército de Irak, los soldados heridos son de ese país. Fueron ocho los cohetes que impactaron en la base ubicada al norte de Bagdad.

Cuatro personas resultaron heridas este domingo en un ataque contra la base aérea Balad en el norte de Irak, que alberga personal militar estadounidense.

El ejército iraquí dijo en un comunicado que ocho cohetes Katyusha fueron disparados contra la base, a unos 80 kilómetros al norte de la capital Bagdad, y que los cuatro heridos incluían a dos oficiales.

Fuentes militares identificaron a los heridos como soldados iraquíes. Dijeron que siete bombas de mortero habían alcanzado la pista de aterrizaje de la base.

No hubo informaciones de víctimas estadounidenses entre los soldados de Estados Unidos en la base.

El comunicado el ejército iraquí no dijo quién era el responsable del ataque ni mencionó la tensión entre Estados Unidos e Irán, que el miércoles pasado disparó misiles a dos bases militares en Irak que también albergan fuerzas estadounidenses.

Movilizaciones

Mientras, continúan las movilizaciones para exigir reformas políticas y mejoras en el nivel de vida. Este domingo ha habido manifestaciones en ciudades como Nayaf, en el sur del país.

El incidente tiene lugar en medio del aumento de las tensiones en la región tras la muerte la semana pasada del general iraní Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, en un bombardeo estadounidenses en el aeropuerto de Bagdad.

Soleimani murió junto al “número dos” de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), Abú Mahdi al Muhandis, y varios milicianos iraquíes, tras lo que Teherán prometió que se vengaría por el ataque.

En respuesta, Irán atacó el miércoles con misiles dos bases militares situadas en Irak en las que se encuentran desplegados soldados estadounidenses, en lo que el líder supremo iraní, Alí Jamenei, describió como “una bofetada” a Washington.

Trump aseguró horas después que los ataques se han saldado sin bajas, si bien un responsable de la Guardia Revolucionaria de Irán afirmó que en los mismos han muerto al menos 80 militares estadounidenses.

Por su parte, las autoridades iraquíes criticaron duramente el bombardeo contra Soleimani y el Parlamento aprobó el domingo una moción que exige la expulsión de las tropas estadounidenses del país y obliga al Gobierno a comprometerse a hacer público cualquier acuerdo que alcance en el futuro para la presencia de asesores y formadores militares extranjeros.

Fuente: La Tercera