A punto de bajar sus cortinas para siempre- literalmente-  se encuentran los comerciantes y locatarios de posadas y restaurantes de Huara.  Las medidas implementadas por el plan Paso a Paso, que fija aforo y horario de atención además de impedir que funcionen en fin de semana, tienen al borde de la bancarrota.

Actualmente son siete los establecimientos de venta de comida que se mantienen activos en la comuna pampina,  pero con ventas que han bajado hasta en un 80 por ciento, según explicó el concejal Roberto Masoliver.

Felicidad Vargas y Luis Vergara  son los propietarios de La Chinita.

Detalló el edil que el año pasado la cuarentena  les afectó a tal punto que algunas posadas dejaron de funcionar.  “La afluencia de buses y camiones disminuyó y en consecuencia los clientes, el sistema delivery  les permitió sobrevivir en parte,  ahora con las nuevas medidas para el comercio minorista de atender hasta las 20 horas de lunes a viernes y sin funcionamiento sábado y domingo, además de adelantar el toque de queda, prácticamente los están condenado a cerrar.  Por eso dicen que el toque de queda es más un toque a la quiebra”.

Los propietarios y personal de restaurante Mollo, esperan se reconsidere la medida y les permitan mayor tiempo de funcionamiento.

Una de las comerciantes que ha sufrido con lo que denominan “Toque de Quiebra”, es Juana Taucare del restaurante Eben Ezer.  Lleva más de  20  años atendiendo a los viajeros y comensales de la localidad, con su especialidad de comida típica andina. “Ya no viene gente a Huara, las ventas han bajado muchísimo y estoy pensando cerrar el local”.

Agregó Masoliver que como concejal y junto a los locatarios quiere pedir a las autoridades que se estudie la medida, considerando las características de cada localidad. “Somos una comuna con escasas fuentes laborales y para muchas familias las posadas y restaurantes son su fuente de ingresos ya sea cono trabajadores o agricultores que proveen de frutas, verduras, hortalizas, carne y pescado”.

En plena hora de almuerzo,  las posadas huarinas están vacías.

Una preocupación de establecimientos emblemáticos como La Flor de Huara, La Chinita, Norte y Sur, Nuevo Restaurante Mollo, Eben Ezer entre otros,  es la extensión de la medida,  ya que se dijo que tendría vigencia el mes de marzo, pero el temor es que en abril la mantengan.

image_pdfimage_print