Los pobladores y las autoridades acordaron crear un campamento, fuera del centro de la capital comunal, con condiciones dignas para los migrantes.La semana entrante llegará un Ministro del gobierno para ver el tema de los migrantes y los reclamos de la comunidad por la falta de solución.

Mario Vergara

Fotos: Alberto Vargas

No mas albergue para migrantes en el Estadio Municipal, sí a la construcción de un recinto fuera del radio del centro de Huara y una mesa de trabajo para ir buscando solución al problema, fueron algunos de los acuerdos alcanzados ayer en la reunión sostenida entre el Gobernador del Tamarugal, el alcalde de la comuna y representantes de la comunidad.

Diario El Longino conversó con Edmundo Cáceres, presidente de la Junta Vecinal de Huara para conocer el desarrollo de los acontecimientos.

El dirigente social dijo que las cosas se complican cuando las autoridades no escuchan a la comunidad y que solo cuando la situación estalla, entienden que se debe conversar con los afectados que en este caso son los habitantes de Huara.

Asimismo, dejó en claro que no existe animosidad en contra de los migrantes venezolanos ni de otros países, pero que esas personas, como seres humanos, merecen un trato con dignidad.

«No se trata de dejar a hombres, mujeres y niños en una carpa y que duerman sobre cartones y que es por eso que la comunidad ha propuesto la instalación de un campamento para que puedan pernoctar en tránsito. Se trata de evitar que personas que resultaron positivas en el examen PCR, puedan contagiar a los habitantes del pueblo».

«Si bien cierto, que el gobernador busca solución al problema, pero lo hace sin dialogar con las comunidades. Es por eso que planteamos que se constituya una mesa de trabajo y que esté presente la voz de la comunidad,  la expresión del pueblo. Con decirle que a mí la autoridad local no me pescan ni para la carabina de Ambrosio. Todo eso ocurre cuando falta la comunicación. Entonces, nuestra gente tuvo que levantarse en protesta y organizar una marcha. Cartas iban, más cartas iban y nadie responde. Eso es una falta de respeto hacia los pobladores que están enfrentando el riesgo de pandemia y todo por qué?, porque las autoridades no escuchan, como si fueran superpoderosos  que creen solucionar los problemas pero que nada resuelven».

El presidente vecinal dijo que a la gente le interesan las soluciones para vivir en paz y no que los migrantes  deambulen por el pueblo.

«Felizmente eso ya no está pasando. Nosotros planteamos que se habilite un campamento y no un albergue, distante del pueblo y que cuente con los servicios básicos que corresponde a los hermanos migrantes. No podemos mostrar imágenes denigrantes para nuestro país que van recorrer el mundo, mostrando un trato inhumano a personas que están viviendo el drama de la migración».

Actualmente, medio centenar de migrantes se encuentran alojados en el Hostal La Chinita, cuyo costo asumió una Organización No Gubernamental para la alimentación. Mientras que las autoridades están trasladando en buses a los migrantes hacia la ciudad de Iquique.

Además ha contribuido bastante la visita de un personero de la Cruz Roja y de la Organización Internacional para las Migraciones de la Organización de Naciones Unidas.

Mujeres Emprendedoras

Las Mujeres Emprendedoras de Huara también alzaron su voz en la persona de su presidenta Angélica Tito.

«El punto principal de la reunión con el gobernador y el alcalde fue que no se reabriera el albergue en el Estadio Municipal y se adoptaran soluciones concretas. Así se acordó continuar con la mesa de trabajo integrada por las autoridades de la comuna, la Cruz Roja y los pobladores para tomar decisiones. Entre estas está el poder asignar un espacio fuera de la capital comunal de Huara para levantar un campamento. Nosotros no estamos en contra de los migrantes, porque nadie está libre de estas situaciones. Lo que pasa que Huara no está en óptimas condiciones para sostener a tantas personas que están en tránsito», dijo.

Recordó que el pueblo está integrado por 800 personas y en algún momento llegó a tener más de mil migrantes.

«Comprenderá usted que tenemos una posta pequeña, los negocios son pequeños también y se produce desabastecimiento. En concreto, la capital de Huara no está apta para recibir tantas personas. Tenemos entendido que los migrantes serían derivados a Iquique. Veremos que otras decisiones se tomarán en la mesa de trabajo».

image_pdfimage_print