Comuna de Pozo Almonte,  

Una de las localidades ancestralmente agrícola vuelve a la vida con una inversión que mejora la obtención de agua y canales de regadío con el objetivo de mantener la agricultura y ganadería en la zona precordillerana.

El miércoles 20 de noviembre el Subdirector de Conadi Norte, Eleodoro Moscoso junto a la comunidad local de Mamiña celebraron la tradicional Pawa a un costado del nuevo canal de regadío, dando por inaugurado el proyecto comunitario de la comunidad indígena Quechua de Mamiña. La comuna de Pozo Almonte adjudicó 32 proyectos de carácter individual y 2 comunitarios con una inversión total en $450.664.688 pesos.

En su discurso el Subdirector Nacional de Conadi Norte, Eleodoro Moscoso, destacó la labor de los dirigentes indígenas manifestando que “Me siento muy contento, sobre todo de reencontrarme con todos ustedes los beneficiarios, también con los dirigentes Adis, quienes cumplen una labor muy importante, cuando manifiestan una necesidad, cuando proponen gestiones que los indígenas solicitan, son la voz representativa que a veces no es bien valorada, pero les digo sigan trabajando, sigan acompañándonos. El compromiso de nosotros como institución, como Gobierno, es que ustedes nos demanden en innovación, construcción, energía solar, invernaderos, profundización de pozos o lo que se requiera, porque no se puede perder nuestra actividad y cultura. Las técnicas ancestrales lo que aprendimos de nuestros abuelos, padres y hermanos. Yo soy empleado de ustedes y quiero ayudar, así que lo que necesiten deben comunicarlo, para eso estamos”, por último agregó que, “siéntase fuertes porque son ustedes quienes mantienen la cultura indígena. En buena hora Jallalla”.

Subdirector de Conadi Norte, Eleodoro Moscoso junto a la comunidad local de Mamiña celebraron la tradicional Pawa a un costado del nuevo canal de regadío

MAMIÑA

Fueron $61.212.000 de pesos, más un aporte valorizado en $4.010.300 de pesos lo que se invirtió en el proyecto que contemplo la construcción de 626 metros lineales de canal de hormigón y 14 compuertas de acero. Con este proyecto el poblado mejorará notablemente la eficiencia del recurso hídrico, incrementando la economía de las familias y mejorando la calidad de vida de cada uno de los beneficiarios

Sobre la realidad que viven los lugareños Gudelia Cautín, de la comunidad Quechua de Mamiña, explicó que “este es el quinto proyecto que realizamos con Conadi como comunidad y ha sido beneficioso para todos, dado que los canales antiguos construidos por nuestros antepasados ya estaban malos y se perdía el agua, con la inversión de Conadi hemos podido renovar el sistema de canales y recuperar el agua; además hay una eficiencia en el tiempo ya que antes nos demorábamos 3 horas en regar ahora sólo 1 hora y media. Somos 20 agricultores y nos ayudamos unos a otros, para que se siga dando el choclo, el pasto, las flores, hortalizas y la crianza de conejos”.

Dentro de los 182 proyectos adjudicados en la Provincia del Tamarugal, en la comuna de Pozo Almonte se subsidiaron los siguientes proyectos:

2 proyectos de Conducción de recurso hídrico mediante canal de regadío, 15 proyectos de acumulación de agua de riego por estanques, 8 proyectos de tuberías y sistemas tecnificados de riego, 7 proyectos de energías renovables no convencionales, paneles solares para la extracción de recurso hídrico y 2 mini sondajes.

XXVIII CONCURSO UMA 2019

Para este año el presupuesto del Concurso UMA año 2019, tuvo un incremento de más de 60 millones de pesos, sumando un total de $2.646.708.879; recurso distribuido en cada comuna agrícola como son: Colchane, Huara, Pozo Almonte, Camiña y Pica.

Una de las experimentadas en el área agrícola del La Tirana es Candelaria Mamani, quien comentó que su proyecto es para la plantación de arboles, “mi idea es hacer una prueba de arboles de guayabas y limones, varias personas lo han hecho y les ha ido bien. Conadi brinda una ayuda muy necesaria porque antes era diferente, pero se perdía mucha agua. Yo ya llevo un año trabajando la tierra con la metodología de tazas, un metro de tierra trabajada, con guano, tierra orgánica y remojándola, dije no importa que me demore, lo importante es que resulte”.

En tanto, Marcelina Choque, de la comuna de Pozo Almonte, explicó que “mi proyecto es una piscina sólida de 7 x 8 para el riego de mi predio que me va a durar muchos años, donde mantengo la cosecha de alfalfa. Me siento contenta feliz porque gracias a Dios me gané un proyecto con esto voy a regar mis tierras. Ya no tendré problemas con la escases de agua y a la vez me sirve de piscina para bañar a los niños. De mis hijos el que tiene 13 años ya ha aprendido a regar y se siente orgulloso de cuidar nuestra Pacha Mama, así que él heredará este conocimiento y trabajo”.

Otra experiencia es Hilario Cayo, de la comunidad de Parca, “yo propuse hacer un estanque de agua para el regadío, en este momento está en ejecución. Hice una plantación de guayabos, porque allá tenemos peras de pascua, membrillo y ciruelas, las tunas y los tumbos, pero yo quise incorporar algo nuevo que es la guayaba y la naranja tánguelo, con este estanque voy a plantar más superficie y mejoraré el sistema de riego, que es por inundación. Ahora voy a tener un sistema más tecnificado, para mantener la agricultura que está conectada con la naturaleza, los ancestros y el desarrollo de este lugar para que no se extinga”. ­