Sistematizar información en un libro que permita rescatar el conocimiento de los abuelos y abuelas, sobre temas como el trabajo comunitario, la historia de la propiedad, resolución de conflictos y tradiciones serán parte del registro histórico.

40 abuelas y abuelos de las distintas comunidades de la provincia del Tamarugal fueron convocados por Conadi, para la realización del conversatorio “El Saber Andino sobre la Propiedad Comunitaria”. La falta del agua, el envejecimiento de la población, la propiedad comunitaria, las formas de resolución de conflictos, los problemas de deslindes, las tradiciones espirituales y culturales, entre otras, fueron las temáticas que se abordaron en profundidad durante la actividad que comenzó con el saludo de bienvenida del Subdirector Nacional Iquique (S) de Conadi, Bob Brkovic Almonte, quien manifestó con gratitud la amplia asistencia y agregó que, “valoramos la historia personal de cada uno de los presentes,  ustedes son las personas que conocen la historia de las comunidades, han sido tributarios de los conocimiento de sus antepasados lo que los vincula con el territorio y su patrimonio tangible e intangible. Esta materia de gran valor no sólo le importa a las personas indígenas sino que a toda la sociedad chilena”.

En tanto, la Seremi de Desarrollo Social, Katherine Aliaga, participó de actividad dialogando con los abuelos, a lo que se refirió, “estamos muy contentos de estar participando en este encuentro, toda la información que se pueda levantar permite transmitir las costumbres, las tradiciones, los pensamientos de nuestros pueblos originarios que después se van a plasmar en un libro y que sin duda, van a ser un aporte al patrimonio y la cultura de nuestra región. Para el presidente Sebastián Piñera es muy importante saber cómo están los adultos mayores, cómo es su calidad de vida y gracias a su herencia oral van a poner en valor lo que han aportado a nuestra Región”.

Por su parte, Sergio González, director de Sede de la Universidad de Tarapacá, dijo que “me parece extraordinariamente importante que los adultos mayores de las comunidades andinas se puedan reunir para dialogar los modos de soluciones de conflictos o posibles conflictos que pudieran tener especialmente en torno a la temática del agua u otras, creo que las distintas organizaciones que han permitido este encuentro sean facilitadores para empoderar y orientar a los adultos mayores en sus derechos me parece muy importante”.

Los trabajos de registro se hicieron mediante una metodología de trabajo grupal, donde los participantes hicieron sus relatos personales, los cuales fueron grabados en video y audio, monitoreados por profesionales de la Universidad de Tarapacá, entidad ejecutora del proyecto.

Entre las participantes Gilda Palape Rojas, de la comunidad de Coscaya comuna de Huara, manifestó sentirse muy contenta con su participación, a lo cual agregó que “es muy importante que se plasme como fue el pasado de nosotros porque 5 años tras vivíamos muy diferente sin caminos, sin rondas médicas, etc. Recordar los cambios y visualizar nuestras vivencias aymaras que aportan a la tecnología y los valores tradicionales es decirle a los jóvenes aymaras como somos, que hemos hecho y como lo hicimos, para que ellos se inspiren y valoren el esfuerzo que hemos hecho”.

Alejando Capetillo Caqueo, originario de Mamiña, explicó que “los adultos mayores son fundamentales, es una instancia donde se recupera información valiosa para poner en valor dentro y fuera de las comunidades, con el objetivo de fortalecer nuestra herencia cultural de la provincia del Tamarugal; por ejemplo en el tema agrícola manejamos información sobre como cuidar el agua, las tierras y como le daban vida a un pueblo, lo que se ha ido desgastando con el tiempo porque quedan pocos y las generaciones posteriores no se han preocupado de estas temáticas, por eso considero que esta actividad es un incentivo para volver a poblar nuestros pueblos. Y concluimos que el tema agrícolas es el eje principal de las quebradas y tenemos desafíos como la recuperación de las semillas orgánicas, ya que en pueblos como Sibaya y Limaxiña aún la cultivan, unido a la herencia cultural como la siembra en comunidad cooperativa”.

Posterior al trabajo grupal, un representante de cada mesa de trabajo expuso las conclusiones, compartió los fundamentos más importantes y cada abuelo y abuela recibieron un reconocimiento por parte de Conadi, por el aporte y la participación en la actividad que marca un hito en el resguardo y protección de la herencia oral local.