Los análisis son realizados con tecnología satelital y permitirán estudiar las fluctuaciones de agua proporcionando información para su efectiva protección.

Con la finalidad de obtener información sobre el comportamiento de las lagunas Parincota y Arabilla, ubicadas en el Parque Nacional Volcán Isluga, CONAF comenzó la implementación de un programa de monitoreo de humedales, iniciativa que tiene por objetivo avanzar en su protección a través del seguimiento remoto y automatizado mediante imágenes satelitales.

Estas lagunas seleccionadas para este seguimiento piloto impulsado por primera vez en CONAF a nivel nacional, poseen gran variedad de flora y fauna, y están rodeadas de una belleza escénica única, razones que las convierten en importantes núcleos de concentración de biodiversidad y atractivos turísticos, además de ser parte del uso ancestral de las comunidades aymaras que viven en el parque.

El programa de monitoreo permitirá llevar registros históricos- incluso de más de 30 años- de la fluctuación mensual y quincenal en la extensión del espejo de agua, lo que se logra combinando información derivada de imágenes satelitales y el uso de drones. Luego esta información se coteja y se contrasta con el registro de estaciones pluviométricas y el censo mensual de aves que se realiza en el parque.

Los humedales son zonas donde el suelo se encuentra cubierto por aguas poco profundas de manera permanente o temporal. Estos ofrecen una amplia variedad de servicios ecosistémicos a los seres humanos, por ejemplo, la provisión de agua, regulación de la temperatura y de inundaciones, captura de carbono, entre otros beneficios.

Además, muchos de los humedales son el hábitat de especies de alto valor ecológico o con problemas de conservación a nivel internacional, por lo que su cuidado y gestión son parte constitutiva de las estrategias que ha implementado CONAF en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), asumiendo desde el año 1981 la responsabilidad de manejar los humedales chilenos que tienen importancia internacional, suscritos en la Convención Ramsar.

Enzo Solimano, director regional (s) de CONAF Tarapacá, indicó que “lamentablemente, estos ecosistemas se encuentran altamente amenazados a nivel mundial debido al crecimiento y desarrollo productivo. Por eso, para la corporación es relevante este monitoreo experimental que surgió desde la región y cuya puesta en marcha permitirá generar lineamientos para replicar este modelo a nivel nacional y generar un producto confiable que permita dar seguimiento y entregar más propuestas para su adecuada conservación”.

Finalmente Solimano recordó que este 2 de febrero se conmemora el Día Mundial de los Humedales, fecha que nos invita a tomar conciencia sobre su importancia para la vida humana. “Los humedales figuran entre los ecosistemas más importantes de la tierra, ya que albergan una gran diversidad biológica que genera una productividad primaria de la cual dependen innumerables especies vegetales, animales y, por ende, el desarrollo de la población”.