Con la plantación de 80 hectáreas de tamarugos, en la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal se da inicio a un ambicioso plan de forestación, con la finalidad de aumentar la masa boscosa de esta especie nativa y combatir el cambio climático.

Para reforzar los trabajos de estudio y conservación del tamarugo, especie nativa de la región que presenta un estado de conservación en peligro, el ministerio de Agricultura a través de CONAF, inició un “Plan de forestación” con el establecimiento de 80 hectáreas de tamarugos en el predio Bellavista y Salar de LLamara de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal. 

El proyecto contempló la plantación de 80 hectáreas con esta especie, plantados con la tecnología de un tubo de PVC que se rellena con 15 litros de agua. Este sistema de riego corresponde a un tubo de PVC sanitario de 110 mm de 1 metro, con 2 orificios de 3 mm para generar la descarga rápida de agua, estos orificios se ubicaran a 22 cm de la base del tubo para asegurar el abastecimiento de agua a las raíces secundarias de las plantas. Además se colocó una mecha de polietileno trenzado de 8 mm de 20 cm de largo en la base del tubo para tener una descarga lenta de agua que humedezca a mayor profundidad y estimule el crecimiento de las raíces primarias de la planta.

Juan Ignacio Boudon, director regional de CONAF, comentó que esta innovadora técnica de plantación nos pone a la vanguardia en sistemas de riego en zonas de extrema aridez para este año y los próximos seguiremos forestando el desierto a una escala de 40 hectáreas anuales de acuerdo al plan de reforestación para esta área protegida a largo plazo”, resaltó el director. 

 “Esta plantación experimental con el nuevo sistema de riego nos permitirá bajar los costos de plantación y hacer un uso eficiente del recurso hídrico. Además, esperamos continuar realizando plantaciones pero esta vez con Prosopis burkartii especie en peligro crítico. Todas estas acciones estarán definidas en el nuevo plan de ordenación forestal que se lleva a cabo, actividades que buscan recuperar la vigorosidad y el estado fitosanitario del bosque y, en definitiva, preservar esta especie”, resaltó Boudon.