La Corporación Nacional Forestal (CONAF), cumplió 49 años de existencia reconociendo el trabajo de sus funcionarios en el territorio y resaltando Proyectos Internacionales logrados el 2018.

En una simbólica ceremonia que contó con la asistencia de autoridades regionales, el director regional de CONAF, Juan Ignacio Boudon, encabezó la ceremonia de conmemoración junto al equipo regional de la corporación, conformado por 32 técnicos, profesionales, administrativos y guardaparques.

Durante su alocución, el directivo hizo un repaso por la historia de la institución, además de resaltar el fortalecimiento y reconocimiento de la ciudadanía regional al trabajo que CONAF desarrolla. A su vez, expuso los desafíos que se aproximan, e hizo entrega de un reconocimiento al Jefe del Departamento forestal por su notable entrega a la institución, en sus años de servicio, además de una distinción a Natalia Ortega, Funcionaria que tomo el gran desafió de liderar la elaboración del Plan de ordenación Forestal de la plantación nativa más grande del País.

“Bajo esta administración hemos reimpulsado el programa de arborización, el cual fue iniciado por el presidente Sebastián Piñera en su anterior mandato. También en el año 2018 se logró darle la categoría de parque al Salar del Huasco y además se ha avanzado en la creación de la única área protegida costera que tendría la región, el Monumento Natural de la Desembocadura del río Loa”, indicó Boudon.

Igualmente, el director indico que nivel internacional CONAF en nuestra Región se ha adjudicado el proyecto iberoamericano de adaptación al cambio climático el cual se desarrollará en el Parque Nacional Volcán Isluga, entregando excelentes beneficios en cosecha de aguas lluvias a las más de 100 familias que viven en Enquelga, Chiapa y Jaiña  proyecto que terminara con el primer congreso iberoamericano de adaptación al cambio climático en nuestra Región. También hemos logrado ser miembros activos de Andes Action una iniciativa latinoamericana con el objetivo de restaurar un millón de hectáreas de bosques altoandinos en 6 países por los próximos 20 años.

También resaltó las metas que la institución tiene en el ámbito de la fiscalización y evaluación ambiental, haciendo hincapié en la protección de especies nativas, como la queñoa y el tamarugo, entre otras.