Director Regional de Conaf, Juan Ignacio Boudon, director nacional de Conaf, José Manuel Rebolledo en su visita a diarios El Longino.

A pesar que la región de Tarapacá forma parte del Desierto de Atacama considerado como uno de los más áridos del mundo, CONAF, Corporación Nacional Forestal, cumple una labor esencial en la protección y conservación de diferentes especies de vegetación y fauna de este lugar.

¿Qué hace CONAF en Iquique? Fue la pregunta que se hizo el director nacional de CONAF, José Manuel Rebolledo.

“Simplemente tenemos la misión de conservar nada menos que 16 millones de hectáreas de vegetación diversas y la conservación y preservación de 32 mil hectáreas de bosque nativo, con especies propias de la provincia del Tamarugal, como sus distintos poblados y quebradas”.

Y aunque este organismo surge a las primeras planas de diarios y noticieros de radio y televisión a causas de los innumerables incendios veraniegos, su tarea de prevención de estos se inicia cada año en julio y culmina el 10 de junio del año siguiente.

“A la fecha han ocurrido 30 incendios forestales en esta región, principalmente en la zona rural, los que combatimos con la ayuda de los cuerpos de bomberos, que son 7 en total. Nosotros hemos establecido una alianza con ellos que va a permitir dotar de equipamiento y capacitación a todos los voluntarios de la zona y trabajar por establecer la primera brigada especializada en incendios forestal aquí en Tarapacá. Hoy mediante un sistema de posta concurrimos a desactivar a estos incendios que muchas veces ocurre por quemas no autorizadas”.

Preciso que existe una reglamentación que autoriza el uso del fuego para quemas en zonas agrícolas “y estamos en permanente contacto con las comunidades indígenas para informarles del buen uso de estas autorizaciones y así evitar desgracias mayores.

“ Hoy debido al cambio climático que afecta al mundo hay exceso de calor y exceso de lluvia pero en cortos períodos, por lo que al final hay menos agua y el desierto avanza. Hay estudios serios que señalan que de no  tomarse las medidas adecuadas en los próximos 50 años el desierto va a llegar hasta la zona del Maule”.