El alcalde Mauricio Soria, tuvo palabras para explicar los pasos que lleva finalizar el acuerdo firmado en el año 2009 bajo la administración de la exalcaldesa Myrta Dubost.

Hasta el próximo jueves 22 de agosto fue aplazada la votación por parte del pleno de concejales y determinar si se caduca o no el contrato que otorga la concesión hasta el año 2044 a la empresa Concesiones Iquique S.A., lo cual permite a la empresa realizar los cobros de los estacionamientos superficiales y subterráneos en la ciudad.

Tras el no acuerdo en la sesión extraordinaria de concejo del pasado lunes, el abogado externo del municipio local, Rodrigo Aros, detalló los pasos a seguir durante ocho días que restan para la nueva votación “en virtud de lo acontecido en la votación del Concejo Municipal, tenemos que analizar en definitiva cuáles son las consecuencias legales y jurídicas que produce esta votación”, detalló.

Por otra parte el abogado Aros se refirió a las causales de término en el acuerdo entre ambas partes, detallando que se trata de un incumplimiento grave y reiterado de las obligaciones del contrato “por lo tanto consideramos que se genera la hipótesis de la extinción del contrato por incumplimiento grave y reiterado del contrato de concesión. Este contrato, como se expuso en la sesión, tiene dos etapas. Una primera que dice relación a que sea materia de votación por el concejo municipal, eso está resuelto por la Contraloría General de la República, se indicó el dictamen de abril del 2019, en el cual se indicaba que el artículo 65 de la Ley Orgánica de Constitucionalidad de Municipalidades, determina que las concesiones se ponen termino por acuerdo de concejo municipal”, señaló.

Respecto a la carta recibida por todos los concejales, de parte de la empresa Concesiones Iquique S.A., en donde se explicaba las faltas que podrían incurrir los ediles si se pronunciaban a favor, el abogado la calificó como carta conductora, agregando “todos estamos llamados a enviar cartas conductoras. Desde la infancia a nosotros no han enseñado a enviar cartas conductoras y la primera carta que uno envía es al Viejito Pascuero, donde a él le piden muchas cosas, esto es lo mismo. Cuáles serán los efectos, depende de lo que piense el Viejito Pascuero”, señaló.     

APÉNDICE

El alcalde Mauricio Soria, tuvo palabras para explicar los pasos que lleva finalizar el acuerdo “este contrato tiene un apéndice especial. Así quedó redactado en los tiempos de la alcaldesa Myrta Dubost, donde la votación del concejo no pone término al contrato, sino un proceso que se tiene que seguir en tribunales de justicia, para que sean éstos quienes determinen poner término o no. Pero obviamente que hay un procedimiento porque esta fue una concesión entregada por el concejo municipal de ese entonces y que tiene que ser retirada por el mismo concejo municipal”, subrayó.

En tanto Matías Ramírez, uno de los tres concejales, junto a Octavio López y Domingo Campodónico, en votar a favor de poner fin al contrato, sostuvo que no solamente es necesario recuperar las calles de Iquique, sino que “ir en defensa de lo iquiqueños e iquiqueñas que de manera injusta tienen que estar pagando estacionamiento por un servicio que claramente no cumple ningún estándar”, dijo.

SIN DENUNCIAS

El único edil que rechazó la moción de poner término al contrato fue Mitchel Cartes. El concejal adujo que su voto se debió porque que hasta la fecha el municipio “no ha hecho ninguna demanda en temas laborales, por incumplimientos, lo cual a mí en lo personal me llama poderosamente la atención. Cuáles son las multas que la municipalidad de Iquique ha cursado a Concesiones Iquique, porque cuando hay faltas laborales, cuando hay incumplimiento de contrato, yo como mandante tengo que cursar las multas correspondientes. Hasta el día de hoy, luego de dos años de administración de Mauricio Soria, no nos entregan las demandas o multas por incumplimiento de contrato”, reconoció.

Tras ser consultado si él ha pagado por ocupar estacionamientos superficiales, el concejal Cartes señaló que habitualmente se traslada en moto, rodados que cuentan con espacio para estacionarse gratuitamente en calle Pedro Lagos con Serrano y en Obispo Labbé con Tarapacá “habitualmente ando en moto, pero cuando me ha tocado trasladarme en auto por supuesto que pago, porque yo no me quiero arriesgar a que el día de mañana me pasen una multa. Es una decisión personal, no una colectiva”, concluyó.