Para chequear el problema que se originó en la toma de El Boro, en Alto Hospicio, con el rebalse del alcantarillado, el gobernador provincial de Iquique, René Muñoz Solís, en terreno comprobó que esa situación se originó por las conexiones ilegales de los pobladores de la toma al ducto privado que evacúa material de la cárcel.

Producto de ello, el rebalse del alcantarillado con aguas servidas generó problemas en la ruta A-616 como asimismo en las viviendas de la toma que se instaló en las cercanías de la cárcel.

 Al producirse la emergencia, un equipo de Aguas del Altiplano trabajó en el sector y controló la fuga del material. Tras ello, la concesionaria Siges realizó la reparación del ducto.

Para evitar que problemas de ese tipo de repitan en el futuro, el gobernador convocó una mesa de trabajo para la próxima semana, con participación de Aguas del Altiplano, Siges y la Municipalidad de Alto Hospicio. El objetivo es generar un plan de prevención y reacción en caso de una nueva emergencia.

image_pdfimage_print