En el centro del territorio convertido en foco noticioso por estos días, el Gobernador de la Provincia del Tamarugal, Jussef Araya, afirmó en exclusiva a El Longino que el ingreso de personas a través de pasos “no habilitados” por la frontera Norte de Tarapacá deja en evidencia “otro problema mayor” de Tarapacá, que es “la trata de personas”. 

Isabel Frías 

Periodista 

Con la paradoja de “hacer noticia” por hechos que han generado polémica, el Gobernador de la Provincia del Tamarugal, Jussef Araya Leiva, también ve en esta situación una oportunidad para transparentar un problema concreto y serio que enfrenta no solo Tarapacá sino también el país. 

En contacto directo con nuestro diario, la máxima autoridad provincial sostiene que los hechos –denunciados públicamente por El Longino la semana pasada– en relación “al ingreso masivo de inmigrantes por pasos no habilitados”, enfatiza que es urgente aprobar la nueva Ley de Migración para que “podamos tomar las medidas que legalmente deberíamos, y así detener esta situación de ingresos clandestinos, los que finalmente están manifestando otro problema mayor, y que es la trata de personas”. 

LA FRONTERA ESTÁ CERRADA 

En ese contexto, Jussef Araya es enfático en recalcar que “no estamos hablando de no aceptar al inmigrante que llegue, sino que lo haga de una manera regulada, cumpliendo todos los requisitos para integrarse a nuestro país”.  

El Gobernador afirma que “este ingreso irregular masivo significa problemas para las comunas y la región de Tarapacá, para los chilenos y también para ellos mismos”. 

Asimismo, agregó que “actualmente tenemos la frontera cerrada. Sin embargo, cuando se normalice esta situación generada por la pandemia del coronavirus, esto puede ser más caótico”.  

Más adelante, Araya indicó a El Longino que se “hace absolutamente indispensable tener una Ley Migratoria que provea al Estado de las herramientas necesarias para combatir el ingreso irregular”, en alusión al Proyecto que esta semana se encuentra tramitándose en la Cámara Alta, la cual el día lunes rechazó la idea del llamado “turismo laboral”, una indicación que aspiraba a autorizar a los migrantes a permanecer en Chile con la posibilidad de permanecer en Chile buscando trabajo durante un período determinado de tiempo. 

Al respecto, el Gobernador del Tamarugal manifestó su confianza en que, “durante la presente semana, tengamos una legislación que permita o facilite la tarea que tenemos que efectuar en la frontera”. 

En opinión de Jussef Araya “han resultado inconvenientes las propuestas de la oposición en términos de regularizar la situación de quienes ingresan de forma clandestina al país, que es el incentivo inverso al que se necesita para solucionar este tema”. 

Araya Leiva manifestó que, “las personas que están ingresando clandestinamente al país, están cometiendo un delito y en consecuencia lo que correspondería es que hubiera procedimientos expeditos para expulsar a dichas personas del país”. 

EXTRANJEROS CONTAGIADOS  

De acuerdo a los datos de la Subsecretaría del Interior, hasta agosto pasado habían ingresado al país 5.147 inmigrantes de forma irregular. En el caso de venezolanos, el grupo más numeroso que ha ingresado clandestinamente, llegan a 2.969 en lo que va del año. Solo en agosto ingresaron 868 y 463 en julio. 

Cabe destacar que los ministros Andrés Allamand, de Relaciones Exteriores, y Víctor Pérez, del Interior, se reunieron esta semana con los intendentes de las regiones de la zona Norte para analizar en detalle la situación migratoria fronteriza y urbana. 

En estas citas, según ha trascendido, junto al tema de ingreso al país de manera ilegal bajo el escenario de fronteras legalmente cerradas por Estado de Excepción, también se ha sometido a escrutinio el factor sanitario, debido a que un porcentaje –amplio pero impreciso– de estos ciudadanos extranjeros ingresan al menos a Tarapacá portando el Sars-coV-2, motivo por el cual han sido trasladados a las residencias sanitarias habilitadas para tal efecto en la ciudad de Iquique. 

Tal como señaló específicamente el Ministro Víctor, de los 762 inmigrantes que el país tenía en las residencias sanitarias la semana pasada, 506 eran personas en situación migratoria irregular, con énfasis particular en Tarapacá, pero también en Arica y Parinacota, y Antofagasta. 

A nivel de estas dos secretarias de estado se ha indicado que “el objetivo es fortalecer el control sobre las fronteras y, además, continuar trabajando con las cancillerías de los países vecinos para coordinar esfuerzos de contención al flujo irregular de migrantes”. 

Los ministros citados han afirmados que se buscará “ofrecer cooperación para contribuir a desmantelar las bandas de personas que funcionan realizando trata de personas, o aprovechándose de quienes pretenden ingresar a Chile”.  

image_pdfimage_print