Programa Capital Semilla de Corfo apoyó iniciativa de un equipo de ingenieros en Región de Tarapacá.

Un traductor autónomo de lengua de señas, denominado TALS, fue presentado oficialmente por un equipo de ingenieros, quienes accedieron al programa Capital Semilla de Corfo para desarrollar el proyecto en la Región de Tarapacá. El innovador sistema facilita la comunicación de las personas sordas con empresas que prestan servicio de atención al cliente.

Los creadores del prototipo son Naudy Castellanos y Darwin Ramírez Camargo, ambos ingenieros de origen venezolano que residen en Iquique hace más tres años. Los profesionales forman parte de una empresa de soporte tecnológico para pymes, y desde esa instancia postularon al instrumento de la corporación estatal, resultando ganadores del proceso de 2017.

El director regional de Corfo, César Villanueva Vega, destacó a los emprendedores, indicando que “esta iniciativa es un fiel ejemplo de lo que se puede realizar en nuestra región con el apoyo de Corfo. Durante el trabajo de 12 meses pudieron construir un prototipo, que no tan solo tiene una connotación tecnológica, sino que social e inclusiva al abordar la problemática de personas sordas, principalmente”.

Durante la presentación, Castellanos explicó que “TALS es una plataforma informática dotada de un software que reconoce gestos de la lengua de señas chilena y traslada el mensaje a español, funcionando bidireccionalmente para brindar comunicación efectiva con una animación para la lengua de señas en tiempo real y sin ser invasivo”.

Los beneficios de este prototipo están dirigidos a empresas con atención de público, especialmente centros médicos, centros educativos, instancias judiciales, restaurantes, bancos, entre otros. Destaca por el aporte social de dichas empresas al llevar la atención a un nuevo idioma, permitiendo dar cumplimiento a la normativa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y Leyes como la 20.422,  entre otros beneficios.

Los principales usuarios son la comunidad de sordos, familiares y amigos, integrándolos a la sociedad para que sean reconocidos en sus derechos. El sistema alcanza un nivel de interactividad mínimo para validar tanto el problema como la funcionalidad del proyecto, entregando una comunicación con un primer conjunto de palabras para iniciar el impulso de empresas de servicios inclusivos.

El proyecto demandó una inversión de más de 33 millones de pesos (25 millones de pesos aportados por Corfo y más de 8 millones por el beneficiario). Entre sus resultados figura el diseño de un prototipo funcional (Beta M1 de TALS), que tiene cualidades únicas y enfocadas a ser una herramienta icónica e inclusiva, pudiendo funcionar además como un computador de una potencia gama mediana.

También se diseñó una página web con el objetivo potenciar el proyecto y que sea reconocido por usuarios de internet. Actualmente está activa y se encuentra en www.tals.cl Además, se creó una aplicación web con el sistema y librería de trabajo para poder ser operado de forma remota por cualquier usuario y cliente que se suscriba. TALS cuenta con un glosario de palabras básicas funcionales, el que considera el alfabeto español chileno, saludos, preguntas básicas y oraciones cortas, disponible para personas que ingresen.