En el Día del Dirigente

Hoy funcionan 16 ollas comunes en la ciudad.

Un nuevo aniversario más del Día del Dirigente (7 de agosto de 1968), visibiliza y destaca el esfuerzo desinteresado que han estado desarrollando los líderes vecinales en beneficio de la comuna, a pesar de la crisis sanitaria del coronavirus que tiene a la población confinada en sus hogares.

Entre las iniciativas más importantes que impulsan hoy los dirigentes de Alto Hospicio, están la generación de  comedores, ollas comunes y panaderías solidarias en los diferentes barrios, las cuales han permitido suministrar alimentación a vecinos y vecinas que se encuentran en dificultad social y económica.

Una de ellas es la panadería solidaria encabezada por Elisa Acosta, presidenta de la Unión Comunal Los Pioneros y de la junta vecinal La Tortuga. Emprendimiento solidario que abastece diariamente de pan a 30 familias del sector en promedio.

Indicó que la actividad realizada en la sede vecinal junto a otra vecina, se logra gracias al apoyo de su familia, particulares y al municipio que han donado sacos de harina e ingredientes para elaborar los panes que se entregan entre las 5 y 6 de la tarde durante todos los días.

«Hasta ahora nos sentimos felices por ofrecer un poquito de ayuda a quienes han perdido sus fuentes de empleos y requieren el apoyo de toda la comunidad», enfatizó.

Asimismo, destaca la labor de Enrique González  consejero comunal y presidente del club deportivo de fútbol «Última Esperanza» que agrupa alrededor de 150 deportistas de 15 años hasta adultos mayores.

Hoy por la plataforma virtual ZOOM se contactan con deportistas y otros dirigentes deportivos, con quienes además de intercambiar impresiones e información del deporte, se preocupan de las necesidades y problemas de sus socios que están enfermos por COVID-19. «Como club entre todos hacemos una colecta para comprar insumos alimenticios y se lo vamos a entregar a sus casas», afirmó.

Por otra parte, resalta el trabajo que se está realizando en los campamentos y tomas de la comuna, a cargo de  Johana Oñate, presidenta del comité «Laura Vicuña» y de la Federación de Pobladores de Alto Hospicio que integran 28 comités federados de tomas y campamentos, representando más de 5 mil personas aproximadamente.

En esos lugares se han habilitado ollas comunes y comedores que están en apoyo a las familias que no la están pasando bien y presentan muchas necesidades. «Nuestra prioridad siempre ha sido el problema de la vivienda propia, pero frente a la grave crisisis social y económica del coronavirus, hemos reorientado por ahora nuestro trabajo a atender las necesidades alimentarias de cientos de vecinos y vecinas que viven en las zonas de los campamentos y tomas», aseveró la dirigente vecinal.

Dijo que muchas familias empezaron a sacar el ahorro que tenían para la vivienda como única vía para subsistir, ya que habían perdidos sus empleos. Esas situaciones sumadas a otras dificultades que empezaron a tener los pobladores, las hizo a impulsar la creación de centros de alimentación para ayudarlas.

Precisó que hoy funcionan 16 ollas comunes y comedores solidarios en diversos lugares con el aporte voluntario de donaciones de particulares, de la Fundación Un Techo para Chile y de la Municipalidad de Alto Hospicio, entre otros. Los días de entrega de alimentos dependen de la capacidad y logística que cuenta cada comité. «El comité que administro y el «San Martín» que funcionan en conjunto, atienden de lunes a viernes a 268 personas», aseguró.

Hechos que por sí solo, reflejan el temperamento y sacrifico de los dirigentes vecinales que en tiempos de crisis redoblan sus esfuerzos en contribuir a la mejora y calidad de vida en quienes han depositado su confianza.

image_pdfimage_print