Andrés Mahnke visitó esta mañana el Centro de Justicia de Santiago (CJS)

Mahnke señaló que desde ayer se aprecia una disminución en el total de detenidos y en la cantidad de declaraciones de ilegalidad de la detención, aunque advirtió que existe una distorsión entre las vulneraciones de derechos denunciadas por los detenidos representados por defensores públicos y las que aparecen informadas en los medios y redes sociales. “Es un tema en que, como sistema de justicia, tenemos que estar también muy alertas”, señaló.

El Defensor Nacional, Andrés Mahnke, cifró hoy en más de 7 mil las personas atendidas por defensores públicos en controles de detención efectuados en los últimos días, en el contexto de emergencia que se vive en todo el país.

Mahnke llegó esta mañana al Centro de Justicia de Santiago (CJS) para reunirse con los equipos directivos de ambas Defensorías Regionales Metropolitanas (Norte y Sur) y revisar las condiciones de funcionamiento de la Zona de Transición y Seguridad del complejo, a través de la cual los detenidos son llevados diariamente a los distintos tribunales de garantía que funcionan en el edificio. También concurrió a observar directamente distintas audiencias de control de detención.

“Desde que empezamos, a tempranas horas del fin de semana pasado, se han atendido en todo el país más de 7 mil audiencias con detenidos y un gran porcentaje de ellos aquí en el Centro de Justicia de Santiago. Es una carga importante y las defensoras y defensores públicos han sido los principales representantes del estado de derecho, para resguardar los derechos humanos de todas las personas. Eso es parte de lo que nos corresponde y es parte de lo que legitima a un sistema de justicia en un estado democrático de derecho”, sostuvo.

DELITOS Y DETENCIONES ILEGALES


El abogado explicó que en los primeros días de esta contingencia se observó una fuerte tendencia al alza en el total de atenciones, que empezó a bajar el martes 23. “Ayer y hoy se ha notado una disminución, con 240 a 250 detenidos en la jornada de la mañana, cifra que es relativamente normal desde el punto de vista cuantitativo”, aclaró.

Mahnke agregó que también han ido variando los delitos por lo que las personas detenidas llegan a control judicial: “Partimos fundamentalmente con temas de desórdenes, luego robos en lugar no habitado, producto de la persecución penal de los saqueos y que hoy son la mayoría de los casos que están ingresando y que están atendiendo las defensoras y defensores”, señaló.

El Defensor Nacional agregó que los tres primeros días se notó también un aumento considerable en las declaraciones judiciales de ilegalidad de la detención, aunque en los últimos días eso también ha ido disminuyendo.“Haber tenido el sábado, domingo y lunes, sólo en el Centro de Justicia, 200 o 300 detenciones declaradas ilegales, es una cifra que está completamente fuera del marco normal de lo que se discute en este recinto. Hoy siguen siendo altos, pero se están encausando en una dimensión bastante inferior a la que tuvimos los tres primeros días”, aseguró. 

ABUSOS Y VULNERACIONES


Consultado respecto de la gran cantidad de denuncias sobre vulneraciones de derechos supuestamente cometidas por efectivos policiales o militares, Mahnke dijo que se ha ido perfeccionando la eficacia con la que se recogen estas acusaciones, por ejemplo a través de coordinaciones con entidades como el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), la Defensoría de la Niñez, el Ministerio Público y el Poder Judicial.

“La idea es que al enterarnos nosotros, por las personas que están representando los defensores públicos, podamos tener información mucho más directa al Ministerio Público, a través de un formulario con los datos que deben incorporarse”.

El Defensor Nacional consideró sorprendente que los casos en que se denuncia violencia o abusos policiales o militares no se vean reflejados en los detenidos que llegan a estas audiencias de control de detención.

“Lo que hemos visto es que a los controles algunas personas llegan con alguna lesión o con algún maltrato, pero bastante excepcional y en número muy inferior al que uno puede conocer por la opinión pública, por los medios de comunicación o por informaciones de otros organismos de la sociedad civil que están al tanto de estas vulneraciones. Me parece que hay una distorsión entre quienes son realmente detenidos y lo que podemos tomar conocimiento nosotros, al ser llevados, parte de esos detenidos, a las audiencias de control de detención. Es un tema en que, como sistema de justicia, tenemos que estar también muy alertas”, concluyó.