Dragones cayeron por goleada de 1 – 4 ante O’Higgins en El Teniente

Mario Vidal Jorquera

Una nueva derrota en el torneo nacional sumó el cuadro de Deportes Iquique, tras perder ante O’Higgins por 1 – 4, en el partido jugado ayer en el estadio El Teniente de Rancagua.

Deportes Iquique comenzó el partido con la siguiente formación: Pérez, Moreno, Blázquez, Zenteno y Bravo en el bloque posterior; Iturra, Miño, Donoso, Salinas, Kouffati y Gainza.

Por su parte, el elenco dirigido por Marco Antonio Figueroa comenzó jugando con: Ureta, Cereceda, Cahais, Acevedo, Magalhaes, Ramíres, Alarcón, Fernández, Doffo, Pol y Castro.

Desde el minuto inicial, el cuadro local comenzó a ejercer dominio sobre la visita y a los 6 minutos, ya estaba arriba en el marcador, cuando Marcos Pol, marcó el primer gol y a los 14, Facundo Castro aumentaba la ventaja, convirtiendo el segundo tanto.

El tren ofensivo de los dirigidos por el “Fantasma” Figueroa, se hizo incontrolable para el bloque posterior iquiqueño, generándose consecutivas desaplicaciones y a los 36 minutos, nuevamente Castro se hacía presente en el marcador, convirtiendo el tercero para el cuadro rancagüino. El cuarto gol, surgió mediante una jugada de Cereceda, quien posibilitó que Pol, batiera por cuarta vez al “Zanahoria” Pérez.

Fuentes reemplazó a Gainza al comienzo del segundo tiempo, lo que pareció darle otro rostro a Deportes Iquique y tempranamente al minuto de la segunda fracción, un ataque permitió que Donoso, tras un error de la defensa rancagüina, marcara el primer descuento.

Otros esporádicos ataques se creó el equipo de Jaime Vera, alguno de ellos con posibilidades claras, como la tuvo Kouffati a los 17 minutos de la etapa final, pero las desaplicaciones en Deportes Iquique, se sucedieron en todos los sectores, mostrando a un equipo flojo y sin ganas, lo que permitió que, se generaran consecutivas arremetidas del equipo de O’Higgins, el cual; sin hacer grandes cosas, se quedó con una cómoda victoria y tres valiosos puntos.

Barbieri reemplazó a Salinas, quien abandonó el campo un tanto resentido y Cubillos sustituyó a Kouffati, mientras que; en el elenco de O’Higgins, Sepúlveda reemplazó a Ramírez; Fierro a Pol y Contreras a Acevedo.

En resumen, una pobre actuación del cuadro iquiqueño, que fue un desastre en Rancagua, salvo las actuaciones de Fuentes y del golero Pérez, quien lamentablemente nada pudo hacer en los goles convertidos por O’Higgins.

 Pobre actuación, que deja en una situación muy difícil a los dragones celestes, quienes deben al menos, sumar 11 puntos en lo que resta de partidos, para poder eludir al fantasma del descenso. Una razón más que suficiente, para obligar a la mayoría de los jugadores, a replantearse en torno a su desempeño mostrado en cancha.