La Tirana:

  • El futuro económico de toda la comuna de Pozo Almonte podría estar en el cultivo de hortalizas mediante técnicas de agricultura de clase mundial. En esa dirección el Centro de Investigación y Desarrollo Agropecuario comenzó esta semana a escribir lo que podría ser un hito histórico para la Región de Tarapacá.

Mientras el país vive una ya larga sequía, que afecta desde la cuarta a la octava región, en La Tirana el horizonte se vislumbra verde y sustentable. Y aunque la historia comenzó de manera muy modesta durante el 2018, esta semana la querida comuna de Pozo Almonte dio un paso gigantesco en este ámbito con la materialización de una entidad que está llamada a dar que hablar.

Se trata del Centro de Investigación y Desarrollo Agropecuario donde -bajo el apoyo y financiamiento de la empresa minera SQM- se construyó un moderno invernadero, con una tecnología de alto nivel a disposición de los agricultores locales, en un proyecto impulsado por la autoridad municipal.

Atilio Narváez, Gerente de Programas Sociales de SQM.
Hoy se cultivan lechugas. Mañana, el reto es llegar a producir forraje para animales del mercado ganadero regional.

En un rápido recorrido por sus naves, queda de manifiesto que las alianzas público-privadas pueden ser tremendamente virtuosas cuando se enfocan en las necesidades reales de los habitantes de las comunidades: el alhajamiento de los espacios luce impecable y en su diseño se consideraron aspectos críticos como tecnología para superar la alta radiación solar que se da en La Tirana, cortavientos en el entorno que protegen las instalaciones, planta de agua purificada mediante un sofisticado sistema de “Osmosis Inversa”, sistemas de control de clima, ventiladores especializados, extractores de aire y sistemas de humectación, entre otros.

DESAFÍO FUTURO: ALFALFA Y FORRAJE

La primera cosecha de lechugas ya se produjo el 16 de julio pasado, cuando los primeros agricultores que tomaron parte de las capacitaciones del Centro obsequiaron a los peregrinos 600 lechugas hidropónicas, fruto de este singular aprendizaje y labor asociativa.

Sin embargo, los trabajos continúan. La actual multinave del invernadero llegará a cubrir 500 metros cuadrados, bajo una producción mensual estimada de 3.500 a 5.000 lechugas y hortalizas diversas. Paralelamente, una superficie similar será destinada de manera exclusiva a la investigación de otros cultivos, bajo un esquema de riego por goteo, en productos como ají, pimientos, frutillas, arándanos, acelgas y melón.

Atilio Narváez, Gerente de Programas Sociales de SQM, nos entrega una pauta de lo que viene: “Nuestra empresa entregará asesoría técnica y acompañamiento por dos años a este Centro, a través de su Programa “Tamarugal, Tierra Fértil”. En ese lapso se espera capacitar anualmente a unos 200 agricultores y emprendedores agrícolas que se interesen en participar de esta experiencia excepcional”.

Sin embargo, en el horizonte existe una aspiración mayor: lograr cultivar alfalfa y forraje mediante técnica hidropónica y de riego por goteo. De esa manera a partir de la investigación que se efectúe en La Tirana, toda la Región de Tarapacá podría convertirse en un vergel y sus habitantes ser auto abastecidos en materia alimentaria. Hoy es un proyecto, pero las autoridades ya tiran líneas para materializar este anhelado desafío.