Los precios entre los remedios de marca y bioequivalentes pueden llegar hasta los 181 mil pesos de diferencia.

“Los remedios en Chile son caros, demasiado caros y eso tiene que cambiar. Es claro que hay responsabilidad de los laboratorios que a veces cobran más en Chile que en otros países y una clara responsabilidad de las farmacias, que a veces no cumplen la ley, a las que se les han aplicado multas pero tardías”.

Con estas palabras el diputado de la UDI, Renzo Trisotti, se refirió a la Política Nacional de medicamentos dada a conocer esta mañana por el Presidente de la República Sebastián Piñera.

La medida del Ejecutivo contempla 30 medidas que buscan reducir el precio de los remedios, mejorar la disponibilidad de los mismos y asegurar la calidad de los productos farmacéuticos que se venden en el país.

Y es que a juicio del diputado UDI, “tenemos que hacer todos los esfuerzos para que el remedio no sea peor que la enfermedad. Por eso es importante que esta ley se impulse con un gran acuerdo en el Parlamento. Los objetivos son claros: facilitar el acceso, reducir el precio de los medicamentos y garantizar la calidad de los mismos”.

Las farmacias deberán realizar un stock mínimo de bioequivalentes: de no hacerlo, se arriesgan a fuertes multas. “Más vale que lo piensen 10 veces, porque el castigo va a ser muy severo”, dijo.

La entrega de medicamentos a domicilio para personas con dependencia severa y que se controlan en centros de atención primaria de salud. Este año se partirá en 10 comunas del país: Antofagasta, La Serena, Coquimbo, Maipú, San Miguel, San Bernardo, La Florida, Puente Alto, Concepción y Temuco. A partir del próximo año se evalúa aplicar en todo el país.

Se establecerá la entrega directa de medicamentos a los Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores para llegar a los 14 existentes en el país en 2020.

Esto dijo el legislador, porque “El SERNAC revela que la diferencia de precios entre remedios originales de marca y bioequivalentes llegan hasta los 181 mil pesos de diferencia, lo que resulta una verdadera aberración para el bolsillo de los chilenos”.

Por esta razón, Trisotti aplaudió este Política Nacional de medicamentos y aseguró que “como parlamentarios debemos trabajar por construir un país más justo y digno para los chilenos”, concluyó.