Partido estaba igualado sin goles al momento de la suspensión

Mario Vidal Jorquera

A las 11.00 horas, comenzó a disputarse ayer en el estadio Bicentenario de La Florida, el encuentro entre Unión La Calera, que hacía de local y la visita Deportes Iquique; partido que no pudo jugarse en el estadio Nicolás Chahuán, ya que el municipio de Calera, no autorizó el uso de ese recinto deportivo.

Los equipos entraron a la cancha, portando un lienzo alusivo a las demandas sociales, deteniéndose momentáneamente el partido, cuando trascurrían 10 minutos, momento en que los jugadores de ambos elencos, se ubicaron en el centro de la cancha, para rendir un homenaje en memoria de las víctimas, de los hechos ocurridos en el país.

 Ambos equipos presentaron la siguiente alineación:

Unión La Calera: Batalla, Alvarado, Leyton, Vilches, Andía, Laba, Wiemberg, Yerko Leiva, Juan Leiva, Stefanelli y Monreal.

Deportes Iquique: Pérez, Hidalgo, Zenteno, Imperiale, Hans Salinas, Piñones, Miño, Oscar Salinas, Guichón, Fuentes y Silba.

Sin público en las tribunas, ambos elencos disputaban un parejo encuentro, que se mantenía igualado sin goles, hasta que; a los 21 minutos de la segunda etapa, un grupo de barristas, al parecer pertenecientes a la Garra Blanca, ingresó al estadio, provocando desmanes y lanzando objetos al campo de juego, razón por la cual; jueces y jugadores debieron abandonar la cancha.

Pasados algunos minutos, los actores volvieron a reunirse en el centro de campo deportivo, junto al presidente del Sindicato de Futbolistas Profesionales, SIFUP, Gamadiel García y al presidente de la ANFP, Sebastián Moreno, quienes luego de un intenso debate, acordaron en conjunto, suspender el partido.

“No están las condiciones. Este partido está suspendido y habrá que analizar los otros partidos», aseguró Sebastián Moreno, presidente de la ANFP.