Una protesta por más de dos horas realizaron casi una cincuentena de trabajadores del restorán clausurado indefinidamente “El viejo clipper”, frente a las oficinas de la Secretaría Regional Ministerial de la Salud, organismo que adopta esta drástica e histórica medida en contra de un local iquiqueño.

Ellos estuvieron acompañados por el dueño del local, Jaime Eyzaguirre, quien en declaraciones realizadas al programa matinal de Marcelo Santibañez de Radio Paulina, dijo que se siente perseguido por la autoridad sanitaria, ante inéditas medidas adoptadas en contra de su local comercial, además de las millonarias multas.

“Creo que cerrar un restorán en forma indefinida es mandarlo a la quiebra, lo que no solo me afecta a mi sino que a las familias de mis cincuenta trabajadores y trabajadoras”, expresó el comerciante gastronómico.

Explicó que lleva 25 años trabajando en el rubro y que jamás ha tenido una queja contra sus locales “y nunca algún cliente se ha intoxicado en mis negocios, a diferencia de lo que puede ocurrir en la calle que están llenas de carros vendiendo comidas, completos sin permiso y sin control sanitario”.

Manifestó que este cierre indefinido es “una verdadera persecución porque incluso cuando vinieron los funcionarios a inspeccionar mi restorán, uno de ellos de me trato de operador político. Y yo no pertenezco a ningún partido ni tengo relación con político alguno.”

Precisó que si el Seremi de Salud quiere proteger a la población debería preocuparse por la calidad del agua en Camiña, donde el liquido potable que bebe la población esta “30 veces sobre la norma sanitaria de las aguas potables de nuestro país.”

Finalmente señaló que a su restorán, durante lo que va corrido del año, lo han fiscalizado 6 veces “ y desafío al Seremi de Salud que diga a qué local similar al nuestro lo han visitado tantas veces. Porque no visita las ferias donde venden de todo, porque no fiscaliza a los ambulantes que tienen Iquique plagado con carros de supermercados vendiendo comida. Yo invito al Seremi a que juntos busquemos una solución a lo ocurrido, pero que no deje en la indefección a 50 familias que dependen de mi restorán”.

image_pdfimage_print