Los innovadores de Estados Unidos han desarrollado un medicamento antiviral que puede utilizarse para tratar a los pacientes hospitalizados con COVID-19, y que forma parte de la amplia respuesta de Estados Unidos a la pandemia.

El 22 de octubre, la Administración de Estados Unidos para Fármacos y Alimentos (FDA) aprobó el antiviral remdesivir de Gilead Sciences para adultos y niños mayores de 12 años que están bajo cuidado hospitalario por COVID-19. Remdesivir es el primer antiviral que la FDA ha aprobado para combatir la enfermedad.

“La aprobación de hoy está respaldada por datos de múltiples ensayos clínicos que la agencia ha evaluado rigurosamente y representa un logro científico importante durante la pandemia del COVID-19”, dijo en una declaración el Dr. Stephen M. Hahn, comisionado de la FDA.

La FDA continuará aprobando nuevos tratamientos para COVID-19 tan pronto como se determine que son seguros y eficaces, tal como lo exige la Ley Federal de Estados Unidos para Alimentos, Medicamentos y Cosméticos. La FDA también podrá emitir una Autorización de Uso de Emergencia antes de dar la aprobación total a los medicamentos para los que los ensayos clínicos hayan demostrado una duración mínima de seguridad y pruebas convincentes de eficacia.

Antes de cualquier aprobación, la FDA sopesa los riesgos y beneficios de un producto aplicando rigurosos estándares científicos. Al aprobar el remdesivir, la FDA analizó los datos de tres ensayos clínicos controlados y aleatorios que incluyeron pacientes hospitalizados con casos leves a graves de COVID-19.

La empresa farmacéutica Gilead Sciences, con sede en Foster City (California), afirma que el remdesivir ayudará a los pacientes a recuperarse más rápidamente, preservando así los escasos recursos de atención de la salud.

Por medio de la operación Warp Speed, Estados Unidos también apoya el desarrollo de numerosas posibles vacunas para COVID-19, incluyendo varias que están en las etapas finales de los ensayos. La operación ha convocado a científicos del gobierno, compañías farmacéuticas y otros con el objetivo de desarrollar una vacuna segura y eficaz contra el coronavirus antes de finales de año.

Estados Unidos también ha invertido en la preparación de los fabricantes para distribuir las vacunas contra COVID-19 en el mercado rápidamente una vez que se demuestre su seguridad y eficacia.

“Nos estamos preparando para que cuando nos den la buena noticia, que tenemos la vacuna, que tenemos la fórmula, que tenemos lo que necesitamos, estemos listos para avanzar, en vez de tardar años en prepararnos”, dijo el presidente Trump el 15 de mayo (en inglés).


image_pdfimage_print