Jaime “Pipí” Carreño con quien formó dupla técnica en Deportes Iquique, lamentó su muerte: “Fue un iquiqueño que nunca buscó el protagonismo ni la ambición para pelear por Iquique y varias veces fue el salvador de los dragones celestes”.

Mario Vidal Jorquera

Pedro Cejas Alcayaga nunca buscó aparecer en los primeros planos de la noticia, aunque su trabajo realizado por el fútbol iquiqueño, le daba argumentos suficientes para ganarse los principales titulares.

Pedro Cejas levantado en andas, en la tarde cuando Deportes Iquique fue campeón del torneo de ascenso 1992.

Tras una destacada carrera como futbolista en el plano amateur que lo llevó a ser campeón chileno en el año 1965, Pedro Cejas se volcó de lleno a su labor de entrenador, avalado por su título de Técnico Profesional, logrado tras haber cumplido con éxito con el curso impartido por la federación chilena, actual ANFP.

Pedro Cejas, segundo debajo de izquierda a derecha, conformando en una selección iquiqueña dirigida por Germán Taucare.

Su muerte deja un legado como un calificado formador de deportistas, ya que fueron muchos los jugadores que, recibiendo sus enseñanzas, pudieron escalar niveles superiores en el fútbol profesional, como así también en situaciones de crisis del club local, dejó de lado su trabajo con las inferiores, para hacerse cargo del primer equipo.

“ Pedro siempre estaba allí para cualquier cosa y sin afán de protagonismo ni ambición”. Así lo recuerda Jaime “Pipí” Carreño, otro histórico del fútbol iquiqueño y con quien formó dupla técnica en Deportes Iquique.

Identificado con los Dragones Celestes, Pedro Cejas se desempeño hasta su muerte como director de la Escuela de Fútbol de Deportes Iquique.

“ El año 1992 fuimos campeones del torneo de ascenso y logramos el retorno a Primera, con espíritu y con carácter para luchar por Iquique, cuando el club estaba en crisis, logrando formar el equipo más ofensivo y goleador del torneo de aquel año”.

“Éramos como hermanos, cuando trabajamos juntos y siempre nos juntábamos y compartíamos mucho en nuestras casas con nuestras familias”.

Jaime Carreño recordó que, junto a Cejas, trabajaron varios años con las series cadetes, siendo campeones nacionales de la categoría sub 20 el año 1995, lo que permitió a Deportes Iquique participar en el campeonato sudamericano de la categoría efectuado en Lima, donde cayeron en la final ante el Atlas de México.

El ex jugador recordó también que Pedro Cejas, siempre tuvo presente aquel dicho de: “Fuerte y largo Parafina”, haciendo alusión al fútbol iquiqueño de antaño, aguerrido y fuerte, sistema de juego que muchas veces se ganó el comentario de “Cuidado que viene Iquique”.

“Recuerdo los partidos con Puerto Montt y con Iberia, jugando con climas adversos y cuando no había plata en el club, pero; asumíamos igual la tarea y es por eso que, la gente nos guardó siempre gran cariño”, señaló Carreño, lamentando la muerte de quien fue su compañero en la banca técnica celeste.

“Pedro, siempre llevó dentro de sí, el espíritu indomable y ganador de los verdaderos iquiqueños y y todo lo hizo como un hombre bueno y amante de su querido Iquique, haciendo muchas cosas sin reclamar nunca nada”, puntualizó el popular “Pípí”.

El club Norteamérica fue siempre la institución que defendió como futbolista. En la foto es el último abajo a la derecha.

image_pdfimage_print