• Han debido adecuar sus rubros para dar la cara a esta crisis sanitaria con el mayor optimismo.

María Fernanda Pizarro tiene dos hijas, una de ellas con una discapacidad que requiere cuidados durante todo el día. Por este motivo y con mucho empuje, esta Hospiciana apoyada por Fosis, inició su camino en el emprendimiento hace ya ocho años, momento en el que se adentró en el mundo de la tapicería. Su historia fue públicamente conocida meses atrás, instancia en que fue visitada como un caso a destacar por el Director Nacional de Fosis, quien junto al   anterior ministro de Desarrollo Social y Familia, conocieron su taller en la comuna de Alto Hospicio. Hoy María Fernanda frente a la baja en las ventas, y las cuarentenas preventivas decretadas en las comunas de Iquique y Alto Hospicio, , ha debido reinventarse y generar nuevas ideas de negocio.

“Los primeros días de pandemia fueron complejos, ya que nos cancelaron todos los servicios de tapizados comprometidos. Nos vimos en la necesidad de pensar en otra cosa. De esta manera con el material que teníamos de la tapicería confeccionamos mascarillas, en redes sociales hicimos una publicación en la cual mencionamos que regalábamos estas a personas de tercera edad y con problemas crónicos, y esta se viralizó. Así, nos comenzaron a hacer pedidos desde empresas. Llegamos a confeccionar más de cinco mil mascarillas. También, hoy ya que la gente está en sus casas está redecorando espacios, estamos trabajando mucho con cojines y algunos productos para el hogar”, manifestó María Fernanda.

Maria José Urbina, no está lejana a la realidad de Maria Fernanda. También es madre de tres hijos y no puede parar de producir pues debe mantener a su familia. Ella es productora de helados, su pyme Alto Oasis, se ha destacado en la ciudad, y está ya hace unos 8 años en el rubro. Su nivel de producción llego a ser de dos mil helados por día, y sus principales clientes eran las escuelas y colegios de Iquique, Alto Hospicio, Pozo Almonte, y cercanías. También con su carrito completero asistía a cumpleaños y fiestas infantiles. Todas actividades suspendidas por la pandemia que afecta al mundo entero, y sus ventas evidentemente se vieron totalmente amenazadas.

“Desde el estallido social que mis ventas bajaron, en verano me apoye con un foodtruck y pudimos trabajar en la playa. Marzo decididamente comenzamos el servicio de delivery para aumentar las ventas que habían caído y vender a precios de mayoristas. Tuvimos que reducir la producción, pero nos reinventamos haciendo casatas, paletas de chocolate, bombones helados, y donas. La venta online de comida en cuarentena ha sido potente. Nos hemos apoyado en eso, pero con harta fé, hemos podido salir adelante”, señala la emprendedora.

Nicole Montero, es conocida por su emprendimiento Almapa Artesanías, se dedica a la orfebrería regional. Para ella el principal daño de esta pandemia, ha sido la pérdida del espacio público para la comercialización de productos, y la suspensión de eventos y ferias, ya que son los espacios en los cuales además de poder generar ventas, dan a conocer su marca. Este tiempo si bien ha sido duro, le ha servido para activar sus redes sociales, que, si bien existían, se dedicó a mejorarlas en cuanto a publicaciones, la calidad de las fotografías, etc. Así ha podido conectarse con sus públicos.

“Yo soy productora de joyas de cobre, personalmente porque conozco las propiedades que tiene a nivel energético, pero también se que es un super material, capaz de matar a millones de patógenos en pocos minutos, tales como microbios, virus, etc. Con la pandemia la gente se ha empezado a informarse al respecto, y yo a potenciar este super material. He innovado comenzado a producir no solo anillos y aros, sino otros productos de uso diario. En esta etapa he vendido principalmente joyas de cobre.  Nos estamos apoyando con un delivery, y envíos a todo Chile.”

Para Claudia Yáñez, directora de FOSIS, “una de las capacidades que desarrollamos de manera muy potente en nuestros emprendedores son las habilidades blandas, y una de ellas es la resiliencia. Siempre he dicho que los emprendedores son como los monos porfiados, se pueden ir al piso, pero siempre se vuelven a parar. Esa es la esencia de nuestros usuarios. Personas con mucha fuerza que son capaces de enfrentar las adversidades de la vida de la mejor forma, y nuestra tarea, es entregar las herramientas para concretarlo,” manifestó la autoridad.

image_pdfimage_print