En entrevista exclusiva a El Longino, el exgobernador de la provincia del Tamarugal nos contó en detalle cuáles fueron las circunstancias de su viaje, durante 5 días, a Estados Unidos. Una versión humana y directa del propio Yussef Araya, quien entrega otra perspectiva tras presentar sorpresivamente su renuncia el viernes último en medio de ácidas críticas. 

Isabel Frías

Periodista U.C.

Hasta este fin de semana, la página del ministerio del interior aún no había actualizado los datos de la Gobernación de la Provincia del Tamarugal. Allí, Yussef Araya Leiva, aparecía destacado –entre otros aspectos de su biografía– como un “nortino de nacimiento y con estudios de administración de empresas (con) ascendencia Aymara”.

Sin embargo, aun cuando debía retomar sus labores este viernes último, durante el transcurso de esa jornada Araya renunció como representante del gobierno interior en las comunas de Colchane, Camiña, Huara, Pica y Pozo Almonte, subrogándolo por el momento el Seremi de Agricultura de Tarapacá, Fernando Chiffelle Ruff.

Sobre los motivos de su alejamiento del cargo existen varias versiones: La oficial, extendida desde la Intendencia; la generadas por medios informales a través de redes sociales; y, por cierto, también la más personal, ésa que compartió en forma exclusiva con El Longino en esta breve entrevista que –por razones del contexto– tuvo un carácter más humano y personal.

¿Qué motivó su renuncia?

– Mi viaje por motivos personales contó con todas las autorizaciones y resguardos del caso. Conté con el apoyo del intendente, también de mi partido (Evópoli) pero esos 5 días de permiso fueron utilizados como excusa en redes sociales para atacarme, y de manera injusta: sin preguntar, sin chequear, ni indagar y, entiendo, que hasta mal intencionada.

Tengo claro que somos funcionarios públicos, pertenecemos a un gobierno, pero detrás también hay familia, hijos. Hay mucho trabajo,  sacrificio y también enfermedades.

Previo a este episodio del viaje a EE.UU., durante diciembre usted se contagió de covid19 sino y además sufrió secuelas.

– Así es. Y tengo que precisar que no me contagió yendo a fiestas ni carreteando, sino que contraje el coronavirus trabajando fuertemente.

También hay que recordar que me contagié en una fecha en que no pude celebrar el cumpleaños de mi hijo de 7 años; tampoco pude pasar navidad con ninguno de mis dos hijos. Adicionalmente, tengo a mi madre hospitalizada en Santiago, desde julio del año pasado con una enfermedad grave relacionada con sus caderas, de la cual la han operado cinco veces y la última de las intervenciones fue justo cuando yo viajé a Atlanta a tratarme precisamente las secuelas que para mi salud dejó el covid.

 Es decir, si entiendo bien, ¿usted viajó a Estados Unidos para tratarse las secuelas del contagio que lo afectó?

– Por supuesto, viajé porque me iban apoyar en Atlanta. La gente dijo muchas cosas por redes sociales durante los días en que estuve con permiso fuera del país, pero se habló sin tener antecedentes serios ni completos.

Para efectos médicos, quedé con una neumonía que –según me señalaron los médicos– me durará alrededor de tres meses, aunque todo en relación con el covid es dinámico y relativo, porque cada caso es diferente al otro.

Lo resumo muy brevemente para que la gente lo entienda: Yo sigo tosiendo y con problemas respiratorios, a pesar que tengo el alta médica del covid19. No puedo subir a lugares de cierta altura, no puedo caminar de manera normal, ni correr. Tampoco puedo llevar la vida que hacía antes de la enfermedad porque todo me afecta la función pulmonar.

Se me presentó la oportunidad de tratarme en Estados Unidos y, planificadamente, organicé ese viaje a tratarme allá.

Habla de un viaje con “permiso”, “autorizado” y “planificadamente”.  

– Yo entré a trabajar como gobernador el 1 de mayo de 2019 y desde que ingresé a ese trabajo y en todo ese período no tomé vacaciones ni pedí permisos. 

De hecho, aclaro que los 5 días durante los cuales me trasladé a Estados Unidos fueron días de permiso, previa solicitud que le hice al propio Intendente Regional y para poder viajar la autorización la otorga el ministerio del interior.

Los pasajes y los permisos de la autoridad se deben solicitar con anticipación.

– No recuerdo la fecha exacta, pero los permisos y la compra de pasajes los realicé con bastante anticipación.

Se cuestionó el sentido de oportunidad del viaje, la fecha en que se realizó.

– Ese es un buen punto y que también tiene un trasfondo y antecedentes serios. Escogí precisamente estas fechas, en enero, porque en la gobernación sabemos en qué fechas se van a producir las lluvias estivales, las del interior y las del altiplano fronterizo. En esta oportunidad, el pronóstico indicó que no se iban a producir durante el mes de enero, sino que las lluvias fuertes iban a ser en febrero de 2021.

También se cuestionó que el viaje se produjo justo cuando algunas comunas de la provincia habían retrocedido a cuarentena.

– Ése es otro elemento que es bueno aclarar. Mi viaje también coincidía con que la provincia del Tamarugal está en muy buena fase del Plan Paso a Paso. Porque yo no era gobernador de Iquique sino que tenía la responsabilidad del gobierno interior de las comunas de Colchane, Camiña, Huara, Pica y Pozo Almonte, que estaban en una buena situación sanitaria al momento de mi viaje. Porque, convengamos, que el desastre de contagios estaba básicamente en Iquique y Alto Hospicio

¿Cuáles son los planes más inmediatos?

– Buscar trabajo. Tengo una familia que mantener igual que cualquier chileno o chilena.

image_pdfimage_print