La emergencia sanitaria por el coronavirus, COVID-19, que está viviendo la comunidad local, regional y nacional, está dejando al descubierto lo peor y por no decir, el abusivo funcionamiento de los distintos servicios avanzados de telecomunicaciones como la fibra óptica de telefonía, internet de banda ancha y televisión, a los hogares y empresas de los clientes.

El encierro obligado de las familias chilenas, para evitar el contagio del COVID-19, donde el teletrabajo, el estudio vía plataforma digital, el contacto por las diferentes redes sociales con familiares y amigos a quienes  no se puede visitar, y sin mencionar el uso de la televisión como medio favorito de entretención, ha significado que la comunicación online adquiera una preponderancia fundamental en tiempos de pandemia.

Por tanto, en este pedestal que se encuentran hoy las diferentes empresas que prestan estos servicios en el país, incluso consideradas como una de las de mayor infraestructura de telecomunicaciones en la región sudamericana, donde su crecimiento parece inevitable para suplir una necesidad urgente y de real dependencia para miles de personas en estado de cuarentena, hace necesario que el Estado profundice las medidas de control y garantice que los servicios tecnológicos se entreguen con la mayor celeridad y calidad.

Para nadie es un misterio, que estas empresas de tecnología digital instaladas en el país cuenten en su historial una serie de reclamos por uno u otro mal servicio, lo que hace imperioso focalizar la atención en el funcionamiento de sus respectivas asistencias, para evitar no sumar más problemas a los usuarios en momentos que la crisis sanitaria ya está afectando gravemente el estado económico y social de las familias chilenas.

En ese sentido, los dependientes de la tecnología digital le hacemos un llamado a la Subsecretaría de Telecomunicaciones, SUBTEL, encargada de vigilar y velar por el buen funcionamiento de estas grandes instituciones de las telecomunicaciones, a revisar los protocolos en épocas de emergencia sanitaria, y que casos como el que entrega la empresa Movistar, que con su irrupción con tecnología de fibra óptica de telefonía, no esté entregando un buen servicio a la comunidad, según indican usuarios molestos por el tiempo en atender sus requerimientos, incluso hasta 5 días de demora les lleva apersonarse recién a un equipo técnico en una vivienda para resolver el problema. Además, los usuarios critican que una hora en promedio, les significa estar en línea para hacer contacto con una operadora para presentar una queja, y si fuera poco hasta la línea que debiera ser gratuita, la 6006003000, tiene un costo de 150 pesos a pagar por el cliente.

Subsecretaría de Telecomunicaciones

Según informaciones de la Subsecretaría de Telecomunicaciones el tráfico de Internet móvil crece un 58% anual y los usuarios con contrato ya alcanzan el 53,6%.

En el país existen 54 millones de servicios de telecomunicaciones a diciembre de 2019, un millón más al exhibido al último mes de 2018.

Además, que hay 16,5 millones de conexiones 4G, lo que evidencia una rápida adaptación de la ciudadanía a los cambios tecnológicos de cara al 5G.

En tanto, las conexiones fijas por fibra óptica aumentaron un 36,2% anual al cierre del ejercicio pasado.

En lo que respecta a reclamos de los usuarios recibidos por SERNAC y SUBTEL sobre el mercado de las telecomunicaciones, estos han aumentado en más de un 9 %. Indican que en el primer semestre del 2019 se registraron más de 58 mil reclamos en este sector.

Movistar y VTR lideran las quejas, siendo los servicios fijos los que presentan más reclamos que los móviles. De ellos, la telefonía e internet por celular tienen entre 0,9 y 0,5 reclamos por cada 10 mil clientes, respectivamente.

Las quejas se concentran principalmente en la calidad técnica y/o problemas de servicio. Y que solo un 73% de los reclamos se resolvió favorablemente para los consumidores.

De acuerdo con el reporte, los multiservicios móviles tuvieron el mayor incremento en la cantidad de los reclamos ingresados (2,9% de alza). Le siguen los multiservicios fijos (1,1% de crecimiento) y la televisión de pago (0,9%).

Por otro lado, la principal reducción se registra en el segmento de telefonía móvil, servicio que, si bien continúa siendo el que tiene una mayor cantidad de reclamos, presenta una baja en este indicador de 3,4% frente al cierre del primer semestre de 2018.

image_pdfimage_print