Tras la firma de un convenio entre SQM, CONAF y la Asociación Indígena Campesina Aymara de la Pampa del Tamarugal,  se dio inicio a la construcción del centro productivo de alfalfa que les permitirá a los ganaderos disponer de 30 hectáreas de forraje para alimentar a su ganado, quienes fortalecerán la ganadería local y potenciar su economía familiar.

Con una ceremonia de pago a la tierra, los ganaderos de la Asociación Indígena Campesina Aymara de la Pampa del Tamarugal, celebraron el inicio del proyecto de siembra de alfalfa, cuya iniciativa se consolidará como una de las plantaciones más grandes del norte de Chile.

El proyecto tripartito entre CONAF, SQM, y la asociación de ganaderos, permitirá disponer de 30 hectáreas de alfalfa que serán destinadas para complemento alimenticio del ganado que se encuentra al interior de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal.

El proyecto que tiene como fecha de término el 2024, busca crear una unidad productiva al interior del área silvestre protegida, en el sector El Carmelo, cercano a La Tirana, y proyecta la primera plantación de 10 hectáreas este año. Igualmente, los ganaderos asumieron el compromiso con CONAF de establecer un volumen máximo de masa ganadera, para finalmente disminuir la carga sobre el bosque de tamarugos como principal fuente de alimentación ganadera.

Más de 600 millones de pesos involucra la iniciativa. De esta forma, se contempla la adquisición de maquinarias y herramientas, sumado a la facilitación de terrenos y de agua por parte de CONAF. La asociación indígena, además, contará con infraestructura y asesoría para la producción de alfalfa en fardos que los ganaderos podrán distribuir entre sus 19 socios y las más de 4 mil cabezas de ganado ovino y caprino que poseen en la zona.

Pablo Pisani, gerente de Comunicaciones, Sustentabilidad y Asuntos Públicos de SQM, destacó que: “Estamos muy contentos de poder participar del pago a la Tierra, una ceremonia muy propia del pueblo Aymara para reconocer, pedir y agradecer a la tierra el inicio de obras que celebramos hoy. Este proyecto será una de las plantaciones de alfalfa más grande del norte de chile, y tendrá elementos de sustentabilidad en torno al uso del agua”.

Por su parte, Juan Ignacio Boudon, director regional de CONAF, indicó que “gracias al trabajo conjunto, con este centro productivo se podrá apoyar la actividad ganadera que históricamente ha desarrollado el pueblo aymara al interior de esta área silvestre protegida, junto con mejorar las necesidades de forraje de las cabezas de ganado de los usuarios de la reserva”.

Richards Challapa, presidente de la Asociación Indígena Campesina Aymara de la Pampa del Tamarugal, destacó el desarrollo de este proyecto que forma parte de las actividades de responsabilidad social empresarial de SQM, junto con esperar que la alianza entre las instituciones se extienda por varios años. Conjuntamente señaló que: “muchos de nosotros somos hijos o descendientes de los primeros ganaderos que estaban antes del asentamiento salitrero. Por este motivo, este proyecto viene a resolver y apoyar una necesidad latente debido al envejecimiento de los tamarugos y a los efectos que el calentamiento global ha tenido sobre estos bosques”. 

Atributos del proyecto

La iniciativa considera la aadquisición de maquinaria agrícola compuesta de un tractor, segadora, hiladora,  enfardadora, carro de arrastre, entre otros. En torno a la plantación de alfalfa, se considera un trabajo previo de preparación de las 30 hectáreas de suelo virgen para transformarlo en agrícola, con mejoramiento de su estructura, lavado de sales, perfilado, arado y agregado de abono orgánico (más de 150 toneladas de guano animal).

El sistema de riego considera la construcción de 2 pozos de captación de agua subterránea, con sus respectivas piscinas de almacenamiento; la construcción de cabezales de riego tecnificado, con proceso de filtrado y suministro de fertilización; y la instalación de riego tecnificado por goteo sub suelo, con más 330.000 metros líneas bajo suelo, con sus correspondientes matrices. El sistema de riego por goteo en el subsuelo consigue mayor ahorro de agua, pues riega en forma localizada la raíz de la planta, sin perdidas por evaporización.  Además, incorpora algunos elementos para retener la humedad en el subsuelo.

El periodo de siembra comenzará a partir de septiembre de este año hasta abril de 2022 con un total de 15 hectáreas, para luego en el periodo comprendido entre septiembre de 2022 a marzo 2023 las hectáreas restantes, esperándose la primera producción a fines de 2021 que debería alcanzar una producción sobre los 35.000 fardos.

Finalmente, Fernando Chiffelle, seremi de Agricultura, indicó que “esta es una iniciativa que hemos trabajado durante el último tiempo, una gestión público-privada que va en directo apoyo a los ganaderos del sector, donde ellos podrán gestionar y trabajar la producción de forraje. Aquí hay que felicitar por el gran trabajo realizado por la empresa privada en conjunto con CONAF con el fin de apoyar a nuestro usuarios de la Pampa del Tamarugal. 

image_pdfimage_print