El tenista nacional superó sus miedos y se impuso con gran autoridad para dejar al equipo nacional al Grupo Mundial después de ocho años.

 

El grito profundo de Christian Garin fue un desahogo que resumía muchas tardes de frustraciones y cuestionamientos durante los últimos seis años en Copa Davis. Pero hoy toda esa fragilidad quedó solo como un mal recuerdo y le permitió a Chile ingresar al renovado Grupo Mundial después de ocho años sufriendo lo indecible en las categorías inferiores del tenis planetario. Y lo hizo a lo grande, venciendo por 6-2 y 6-1 a Jurij Rodioniov (197º).

Después de la derrota ante Dennis Novak y dentro de toda su pena, prometía ir por su revancha en Copa Davis, una competición que siempre ha sido muy esquiva para él. Y no por el juego, sino que por sus nervios. Esos mismos que en otras decisivas no le habían dado la chance de salir victorioso. Era el todo o nada.

La de hoy, eso sí, era probablemente el partido más importante de la carrera del número dos nacional. Y lo enfocó de la mejor manera, con cambios en su juego y hasta en su vestimenta. De hecho, entró con una camiseta de Nicolás Massú a enfrentar al austriaco Rodoniov, un talentoso zurdo que dejó una buena impresión frente a Nicolás Jarry

En la cancha, los tiros más profundos del Tanque recordaban su versión más actual, esa que lo puso entre los 100 mejores y que lo convirtió en uno de los mejores exponentes del circuito sudamericano de challengers. Por eso no resultó extraño que lograra un tranquilizador quiebre en el sexto juego, para encaminar de esa manera el parcial a su favor.

La segunda raqueta nacional trabajó muy bien los puntos, especialmente castigando el revés de Rodionov, acaso uno de sus flancos más débiles. Esa estrategia le dio mucho resultado, porque le permitió salir del apremio y dominar a su rival, a tal extremo de que logró un segundo quiebre para ganar el set por 6-2.

El impulso del nacido en Arica fue tremendo. La solidez y contundencia de sus golpes le permitieron rápidamente ponerse en ventaja con un tempranero quiebre, luego de un extraordinario winner de revés. Un golpe que le dio muchísimos dividendos.

El chileno no bajó la intensidad. No quería sorpresas desagradables y terminó disfrutando en la cancha de una de las victorias más importantes de su carrera, una que Massú y todo el equipo esperaban desde que asumieron cuando Chile había caído a las profundidades de la Zona Americana II.

EMOCIONADO

Christian Garin no ocultó su emoción por ganar este importante encuentro, que sin duda es uno de los mejores de su carrera.

“Trato de dar lo mejor cuando juego por Chile. He perdido muchas veces representando a mi país y esta ha sido mi revancha. Estoy muy feliz porque ganamos y eso es lo más importante”, declaró el tenista luego de ganarle a Jurij Rodionov.

Garin, quien ha perdido 11 partidos representando a Chile en la Copa Davis, confirmó que el camino a esta victoria tan importante no ha sido fácil. “Es el triunfo más importante de mi carrera. Los que me conocen saben lo que me sacrifico para jugar por Chile y lo bueno es que vamos a Madrid”.

Finalmente, agradeció la presencia y participación de los extenistas, Nicolás Massú y Marcelo Ríos, en estas últimas series de Copa Davis. “Ellos son la clave, ambos hacen un tremendo esfuerzo y sólo nos queda agradecer”, concluyó.

EL CAPITÁN

Christian Garín instaló Chile en el Grupo Mundial, tras ocho años de ausencia. El capitán del equipo nacional en la Copa Davis, Nicolás Massú, se mostró contento por la clasificación del elenco chileno a la cita de Madrid, que se llevará a cabo en noviembre.

“Es el día más feliz que he tenido como entrenador. Para mí, defender a Chile es todo. Es una sensación increíble. Hace cinco años atrás, partimos casi en tercera división y ahora estamos dentro de los mejores 16 del mundo”, declaró el extenista nacional una vez finalizado el encuentro.

“Estoy agradecido porque son chicos que conozco hace años. Esperábamos estar arriba y llegamos. Es un emoción tremenda”, agregó.

NICOLÁS JARRY

Nicolás Jarry tenía la difícil misión de empatar la seria ante Austria por Copa Davis, luego de la derrota en el dobles. Y el n°1 de Chile sacó la tarea adelante, en un duro compromiso que ganó en tres sets. “Estaba apretado el partido, tenía un poco de miedo, pero estoy contento de haber sacado adelante el partido. Me sentí cómodo”, comenzó diciendo Jarry en la transmisión oficial. Recién al sexto match point, logró sellar la victoria: “El game que me quebraron saqué muy mal, me desenfoqué un poco. Después tuve más confianza, cuando pasó ese episodio tomé el control y me sentí muy bien. Por suerte se dio bien todo. Al final sabía qué hacer y creí en eso”, declaró el Príncipe.

En el Salzburg Arena dijeron presente cerca de 300 chilenos, quienes apoyaron en todo momento. Al respecto, Jarry manifestó que “Es increíble. el público siempre se escucha, hacen sentir la pasión. Ayudan en los momentos clave”.