Por 43 años la piedra ha permanecido instalada en la puerta principal de acceso al viejo recinto deportivo.

Mario Vidal Jorquera

Han pasado ya más de 40 años, desde que Iquique lograra el título de campeón nacional, en el torneo realizado en enero del año 1978 en nuestra ciudad y que fue la antesala para el ingreso de Deportes Iquique al fútbol profesional.

Fueron muchos los dirigentes de aquel entonces, que trabajaron para que Iquique fuera la sede de la cita del fútbol nacional amateur y como testimonio de ese trabajo, una piedra instalada a un costado de la entrada del estadio Municipal de Cavancha, recuerda la labor de la directiva de la Asociación de Fútbol de Iquique, que en esa época presidía Ramón Pérez Opazo.

Estanislao Vergara es el único dirigente de esa época que sobrevive.

De todos esos dirigentes, el único que en la actualidad sobrevive es Estanislao Vergara, por varios años secretario de AFI, quien también fue secretario de AGPIA, institución gremial que, para ese certamen nacional, apadrinó a la selección de Punta Arenas.

La piedra fue instalada en diciembre de 1977 y tiene una placa de mármol, que recuerda la fecha en que se realizó dicho torneo, teniendo además grabado el nombre de Ramón Pérez Opazo, en aquel entonces presidente de AFI.

En el viejo estadio Municipal de Cavancha, se vivieron las más gloriosas jornadas de Deportes Iquique.

“Esa piedra fue trasladada por una grúa, desde el Regimiento de Infantería de Marina, Almirante Linch, que se ubicaba en la ex isla Serrano, hasta el estadio Cavancha, por instrucciones del propio comandante de ese regimiento y la placa fue grabada por Raúl Ehrlich”, nos recuerda Estanislao Vergara.

El antiguo dirigente, recuerda los nombres de Juan Retamales, Viterbo  Aceituno y Gregorio Vargas, entre otros dinámicos dirigentes que  hicieron posible la realización de ese certamen donde, el equipo iquiqueño se coronó campeón de Chile, tras vencer en la final por 3 goles a 1, a Bata de Peñaflor.

image_pdfimage_print