La fiesta de San Valentín del 14 de febrero, conocida como el Día de los Enamorados, y que en la actualidad se celebra como el Día del Amor y la Amistad, en la comuna de Alto Hospicio como en otras ciudades, no pasó inadvertida, incluso en tiempos de cuarentena por el COVID-19, igual muchos se la ingeniaron para hacer de esa jornada algo especial en su vida.

El ejemplo de un hospiciano enamorado Sebastián Merino Villarroel que quiso conmemorar el amor y cariño a su pareja, lo llevó a preparar todo un romántico ambiente, una ceremonia en plena cúspide del Cerro Dragón para declararle el amor incondicional y matrimonio a su polola “Lucrecia” por largos 4 años.

Para ello, eligió este 14 de febrero como excusa para atreverse y gritar su amor a todo el mundo con el diseño de un particular lienzo, cuya leyenda “Lu quieres casarte conmigo” fue inmortalizada con un emocionante “Sí, te amo!”, que embriagó de solemnidad y alegría unas de las dunas más grandes del territorio nacional.

Acto supremo de valentía y seguridad impulsada por Sebastián que sorprendió a su enamorada “Lu”. Dijo que lo hacía por quien admira como mujer esforzada, trabajadora, inteligente y capaz de cumplir como hasta ahora todas sus metas. “Es una situación muy especial pues hemos pasado momentos alegres y tristes juntos, ella  no estaba acostumbrada a tantos detalles, entonces para ambos es una linda  experiencia. Ya me hacía falta poder tener una familia propia y luchar día a día por concretar”, finalizó el feliz enamorado.

Si algo podemos reconocerle a Cupido en esta linda historia de amor, es lo que aporta. Y es que podemos encontrarnos con historias verdaderas de amor, algo que enriquece  la vida sentimental  de las  personas y en especial de esta pareja y  que hoy nos da un ejemplo que  puede mantener las esperanzas de encontrar, algún día, el amor  y con un  final feliz.  En esta ocasión es una historia de amor apasionante e inolvidable.

image_pdfimage_print