Fueron distintos focos de incendio declarados en la zona sur de la comuna de Quilpué, Región de Valparaíso, los que llevaron a decretar la alerta roja y ordenar la evacuación de la zona urbana.

En este complejo escenario, personal institucional realiza distintas funciones de apoyo a los habitantes de la zona, incluyendo resguardar la evacuación de vecinos, brindar seguridad a las residencias para evitar hechos delictuales y el trabajo de las Brigadas de Refuerzos de Incendios Forestales del Ejército (BRIFE).

En la ciudad el escenario es complejo, al menos 25 mil personas debieron dejar sus hogares, en este sentido, más de 60 familias de los sectores de “Los Pinos”, “Colinas de Oro” y “Las Rosas”, recibieron la ayuda del personal del Ejército, quienes destinaron cuatro camiones institucionales para su evacuación, junto a enseres y mascotas.

En este sentido, los hombres y mujeres que son parte de las filas de la Institución, materializan su compromiso con Chile y sus compatriotas, continuando con la misión de apoyo a la comunidad, la misma que ya cumplen 10 meses de labores de resguardo producto de la pandemia provocada por el COVID-19.

Paralelamente, las BRIFEs, en coordinación con la Corporación Nacional Forestal (CONAF), trabajan para evitar la propagación de las llamas. Su labor se centra en la construcción de cortafuegos y la extinción de focos de incendio, evitando su rebrote. Como en cada emergencia, los brigadistas, gracias a su continuo entrenamiento y preparación, están listos para enfrentar el peligro.

De igual manera, las dependencias del Regimiento Nº 2 “Maipo”, en Valparaíso, fueron adaptadas para recibir, alojar y atender a voluntarios que apoyarán el trabajo de combate del incendio en segunda línea.

A pesar de que esperan que una emergencia como esta no ocurra, los hombres y mujeres del Ejército están preparados para enfrentarlas, con la misión clara de proteger a la ciudadanía, tal y como juraron.

image_pdfimage_print