Chicheros sacan cuentas alegres:

Algunos productores llegaron a mediados a agosto para quedarse con la mejor ubicación en el espacio destinado para los chicheros a un costado del Cementerio N°3.

Un positivo balance en cuanto a las ventas en Fiestas Patrias hacen los productores de chicha y pipeño, además de granadina, vino añejo y fernet, que se ubican a un costado del Cementerio N°3. Son más de una veintena de puestos y miles de litros de los tradicionales brebajes, en algunos locales desde los mil pesos el litro, sumados a los frutos secos, huesillos, miel entre otros, los que están disponible para el público.

Algunos productores llegaron a mediados a agosto para quedarse con la mejor ubicación en el espacio destinado para los chicheros. Desde Francisco “Tío Pancho” Bravo, hasta las nuevas generaciones, como es el caso de Fabián, hijo de Luis Ibaceta -otro productor pionero-, dijeron presente este año. Villa Alegre, San Felipe, La Ligua, son algunas de las localidades desde donde llegaban los chicheros.

Según nos cuenta Fabián Ibaceta, quien desde la adolescencia acompañaba a su padre Luis hasta estas tierras nortinas cada dieciocho de septiembre. Actualmente es uno de los productores más jóvenes instalados en el lugar. Por otro lado asevera que este año entre todos los productores presentes este año venderán uno 80 mil litros del preciado líquido.

“Estamos acá desde el 17 de agosto para como siempre poder agarrar la mejor ubicación. El balance es positivo, esperamos mañana –hoy- el último reventón para vender todo lo que más se pueda. Aquí en Iquique se deben tomar 80 mil litros del producto”.

Para este año estimaron traer a Iquique 12 mil litros entre chicha y pipeño, misma cantidad traída el año 2018. En cuanto a las ventas, para Fabián el balance es positivo. En cuanto al proceso, este nos explica que todo parte “en el mes de marzo con el pipeño, el cual se hace antes porque debe fermentar de tres a cuatro meses. La chicha se hace en mayo y ahí la mantenemos en lugares frescos hasta traerla para acá”, dijo.

PICÁ DEL ELVIS

“Sabor del Aconcagua” es atendido por Elvis “El Rey” Zamora y por el cubano Giovanni “ChichaRón” Sánchez -este último recibe su apelativo debido al conocimiento que posee en ambos licores. Ellos nos explican que la chicha de esta zona es famosa, ya que es la que se degusta en la Parada Militar, desde un tiempo hasta ahora.

 El propio “Rey” nos cuenta que en su local “tenemos los cinco litros de pipeño o chicha por 9 mil pesos, las botellas de dos litros a 4 mil pesos. La granadina que vendemos nosotros es natural, extraída directamente de la granada, sin aditivos. En realidad todos nuestros productos son 100 por ciento naturales”, señaló.

TÍO PANCHO

Son treinta años los que lleva Francisco Bravo viniendo, desde Villa Alegre, para estas fechas a nuestra ciudad a traer el vino añejo de elaboración propia, una marca registrada del famoso “Tío Pancho”.

A sus 82 años, Francisco, sigue personalmente atendiendo a sus fieles clientes, quienes recuerdan junto a él anécdotas de los primeros años en que llegaron los chicheros con sus barricas de madera a buscar mejores oportunidades por estas tierras, tras las carencias económicas que se sufrían en la región del Maule a fines de los años ’80.

Le preguntamos para que nos cuente, según su vasta experiencia como productor de chicha, dónde se hacia la mejor, según el Tío Pancho el sabor varía de acuerdo a tipo de uva que se da en el lugar. «La zona hace la diferencia. En el Valle del Maule -de San Felipe o el Valle del Aconcagua- se da una uva que tiene otro sabor. También trabajan de manera diferente la uva para hacer la chicha. Con un buen trabajo todas las chichas son buenas, pero al ser de distintas zonas los sabores son diferentes», concluyó.