• El ex subsecretario de Telecomunicaciones, que desde la Subtel impulsó y lideró la portabilidad de las telefónicas hace casi una década, comparó ambos procesos y dijo que sin duda el gran beneficiado es el cliente.

El ex Subsecretario de Telecomunicaciones, Jorge Atton,  en conversación con «Visión de Líderes» de Itaú, recordó cómo vivió -hace casi una década- el proceso de portabilidad numérica en el mercado de las telecomunicaciones. La conversación se dio en el marco del inicio de un nuevo proceso de portabilidad, esta vez en la industria financiera.

A la luz de lo que sucedió a partir de 2011, Atton enfatizó en que este cambio inyectó mayor competencia en la industria de telefonía móvil. «Nunca pensé el impacto que iba a tener y cambió el mercado», recordó.

Jorge Atton, también ex ejecutivo de la industria de las telecomunicaciones, destacó la oportunidad que representa, además, la digitalización en el proceso de portabilidad. “Es clave (la digitalización) porque al final del día acá hubo un salto de cinco años de maduración digital de los usuarios, es cosa de mirar la cantidad gente que está haciendo uso de Internet (…) Si todo lo puedes hacer en forma remota, evidentemente va a ser más fácil”, agregó.

Al comparar los procesos de portabilidad numérica y telefónica, el ex subsecretario de Telecomunicaciones dijo que tienen algo en común: el foco en mejorar las condiciones para el cliente. El sistema se torna “mucho más transparente y mejora la calidad de servicios”, indicando que al final del día lo que las empresas quieren es que “los clientes estén satisfechos con el servicio y no que te retengan por amarres, sino por calidad”, puntualizó.

Atton dijo que lo interesante de la portabilidad es que permite una trazabilidad del proceso y detectar cualquier error que se esté cometiendo. «Se trata de cómo mejoramos el mercado, cómo mejoramos la libre competencia y cómo mejoramos la calidad de servicio. Y es a través de este tipo de herramientas, que permiten que el usuario pueda elegir», opinó.

Además, enfatizó que deben existir todas las garantías de seguridad para los usuarios y revisar cada parte del mecanismo que permite el movimiento de clientes entre una y otra institución.

“Esto lleva a un conjunto de decisiones que mejoran la calidad de servicio”, comparó Atton al mirar ambos procesos de portabilidad.

Finalmente, para cerrar la conversación, enfatizó en los tres beneficios que trae consigo la portabilidad: movilidad, mejor competencia y menores precios.

Visión de Líderes de Itaú es un programa que busca aportar con información de valor para la sociedad en espacios de conversación que se transmiten a través de distintas plataformas online.

image_pdfimage_print