Mario Zolezzi Velásquez

Mario Zolezzi Velásquez

El Presidente Sebastián Piñera E. tuvo dos antepasados que residieron y trabajaron en Iquique salitrero: Eulogio Piñera Aguirre y José Manuel Piñera Figueroa. El primero como abogado recibió el nombramiento de ministro de la Corte de Apelaciones de Iquique, después salió electo regidor de la primera Municipalidad local. El otro personaje trabajó como funcionario judicial con el cargo de Procurador del Número. Este es el que estuvo más tiempo radicado en la capital tarapaqueña. Es el “grande père” del Jefe del Estado.

EULOGIO PIÑERA

Eulogio Piñera A. nacido en La Serena, antigua provincia de Coquimbo, se estableció en Iquique una vez que se puso en funcionamiento la administración nacional. En 1882 un decreto del Ministerio de Justicia lo nombró ministro de la Corte de Apelaciones local con jurisdicción en un territorio bajo el régimen de ocupación. Posteriormente Tarapacá formando parte ya de Chile, se validó la creación de la Corte con una resolución  de 1884. En ese tiempo la Corte Funcionaba en la Aduana, posteriormente ( 1893) se instaló en el edificio de los Tribunales de Justicia.

Integraba la Junta Municipal cuando el 14 de julio de 1883 se inauguró solemnemente la Escuela “Domingo Santa María “, que originalmente se llamaba Escuela-Taller. Don Eulogio se hallaba entre los personajes que asistieron a esa emotiva ceremonia por la cual la Junta Municipal ponía ese establecimiento escolar al servicio de la enseñanza elemental de los niños del puerto. Pensar que la actual y moderna Escuela “Domingo Santa María” fue construida durante el primer gobierno del Presidente Piñera ( 2010-2014).

Tiempo después, como uno de los mayores contribuyentes del departamento de Tarapacá, salió elegido para integrar la Comisión Ejecutiva de Elecciones que se efectuaron en 1884. En las municipales ganó un asiento en el consejo del ayuntamiento. Su mandato de regidor era por tres años ( 1885-1888). Después de una residencia por un tiempo abandonó la ciudad. Falleció en La Serena en 1909.

REVOLUCION DE 1891: J.M. PIÑERA EN EL BATALLÓN “TARAPACÁ”

En enero de 1891 estallaba la guerra civil, se enfrentaban el gobierno del Presidente Balmaceda y el Congreso Nacional, este último apoyado por la Escuadra, mientras el Ejército se mantenía leal al Ejecutivo. Las fuerzas congresistas se apoderaron definitivamente de Tarapacá gracias a su rotunda victoria en Pozo Almonte ( marzo). En Iquique se formó una Junta de Gobierno, cuyas tropas lograron controlar el Norte, excepto la provincia de Coquimbo. Con los cuantiosos recursos del impuesto sobre la exportación del salitre, especialmente los recaudados por la Aduana de Iquique, se comenzó a preparar un ejército expedicionario al sur para derrocar al Presidente Balmaceda.

A Iquique llegaban muchos voluntarios desde el sur a enrolarse en las filas congresistas. Entre estos se encontraba José Manuel Piñera que en ese año seguía la carrera de Leyes en Santiago. Había nacido en La Serena en 1868. Había estudiado en el Liceo de su ciudad natal. Sus padres eran Bernardino Piñera Aguirre y María Luisa Figueroa. Don Bernardino postuló sin éxito al cargo de ministro de la Corte de Apelaciones de La Serena ( 1884).

En la capital tarapaqueña se creó el Batallón “Tarapacá” núm. 9 de Línea, el que con fecha 28 de abril de 1891 lanzó una vibrante proclama llamando a los habitantes de la provincia a ingresar a sus filas. Empieza expresando: “ Chile entero tiene su vista puesta sobre nosotros y vuestros hermanos del sur nos tienden sus manos para que vayamos a libertarlos de la criminal tiranía que pesa sobre ellos…” En otra parte señala: “Tomad, pues un lugar en el Tarapacá núm. 9 de Línea y que vayamos todos los tarapaqueños juntos a desalojar a ese tiranuelo…Termina esa proclama con los siguientes términos: “ Tarapacá que recién es chileno, bautizará ahora su nueva nacionalidad derramando su sangre por el honor y la libertad de Chile. Tarapaqueños: a las armas. Vuestras familias serán atendidas por el Congreso y el Gobierno Constitucional.”

José M. Piñera ingresó con entusiasmo a dicho Batallón; el primero de mayo es nombrado subteniente, pero pocos días después es ascendido a teniente. La unidad castrense esta compuesta por una plana mayor y cuatro compañías. Su comandante era Santiago Aldunate Bascuñán. El cuartel se hallaba en calle Latorre con Tacna ( hoy Obispo Labbé). Entre los camaradas de armas de don José Manuel se encontraban Santiago Toro Lorca, Antonio Becerra, Francisco Canelo y Alfredo Stone ( inglés). Se enrolaron en el Batallón trabajadores de las minas de plata y de las Oficinas salitreras, los que demostraron buen espíritu combativo en el sur. Los sobrevivientes  regresaron a sus faenas.

 En julio arribaba a Iquique el vapor “Maipo” con un importante cargamento de material bélico: fusiles Grasse, cartuchos para fusiles Manchiler, granadas y algunos cañones. El puerto se transformó en un “verdadero campamento militar”  señala Ismael Valdés V. Las provincias de Antofagasta y Atacama también colaboraron con entusiasmo y eficacia en los propósitos de la Junta de Gobierno de Iquique para la formación del ejército congresista que contó con los valiosos  servicios del coronel alemán Emilio Körner que había participado en la guerra franco-prusiana ( 1870-1871).

Al fin la Junta de Gobierno de Iquique llevó la guerra al centro del país, sus fuerzas desembarcaron cerca de Valparaíso. El 21 de agosto ganaron la batalla de Concón. Fue un desastre para los gobiernistas. El Batallón “Tarapacá” se distinguió en la sangrienta lucha. Recibió un duro castigo., pues tuvo que soportar durante la mayor parte de la ascensión a las posiciones enemigas de casi toda el ala izquierda  y una mayor parte de su centro, refiere su comandante en el parte oficial, agregando que de los 25 oficiales que quedaban después de la batalla de Concón fueron heridos 12 en La Placilla. Las pérdidas de la tropa se calculaban en más de 300 muertos y heridos. Fue la dolorosa contribución de sangre del aguerrido  Batallón por la victoria que originó la renuncia del Presidente Balmaceda casi al término de su mandato constitucional (1886-1891).

Los residentes de Iquique al tener conocimiento de la feliz noticia del triunfo final de La Placilla, envío un conceptuoso cablegrama al comandante accidental del Batallón “Tarapacá”: “Pueblo de Iquique felicita jefes, oficiales y soldados Batallón Tarapacá por su brillante comportamiento”. Su comandante, Santiago Aldunate Bascuñán resultó herido, siendo reemplazado por Roberto Souper. También resultó herido el teniente José M. Piñera F.

J.M. PIÑERA REGRESA A IQUIQUE

José M. Piñera en octubre de 1891 es nombrado por el nuevo gobierno  en el cargo de archivero de la Comisión de Límites y se le asciende a capitán. En marzo de 1894 se le concede su retiro absoluto del Ejército, donde sirvió tres años y 21 días, pero se le agregaron diez años de servicios en virtud del D.S. del 13 de junio de 1892 y con arreglo a la Ley del 22 de diciembre de 1881. Tiempo total en la institución: 13 años y 21 días.

Al fallecer su padre, Bernardino Piñera Aguirre en La Serena, viajó a Iquique (1895) en busca de trabajo pues “había dejado a toda su familia en situación difícil”, relata su hijo Bernardino Piñera Carvallo, Arzobispo Emérito de La Serena.

Don José Manuel ejerció el cargo de Procurador del Número en Iquique, tenía su oficina en el segundo piso del edificio de Los Tribunales de Justicia. En 1905 renunció a su cargo judicial. En la ciudad conoció mejor la importancia de los negocios que se hacían en esa activísima plaza comercial. Su hijo Bernardino manifiesta que mientras estuvo en Iquique recuerda haberle oído a su padre que había sido apoderado de firmas extranjeras, agregando que era un hombre de confianza, inteligente y trabajador.

REGRESA AL SUR.NUEVA ETAPA DE SU VIDA

Se trasladó a Santiago. En un aviso publicado en un diario local ( Agosto de 1907) ofrece sus servicios: “José Manuel Piñera.Santiago.Correo Central-Casilla2431. Representación de sociedades anónimas y de casas comerciales. Informaciones y gestiones de todo género. Procuración contenciosa y administrativa. Agencias. Comisiones.”

Se casó con Elena Carvallo. La familia Piñera-Carvallo vivió largos años en París. Entre sus hijos se hallan José, ingeniero, casado con Magdalena Echenique, uno de sus hijos es Sebastián Piñera Echenique, actual Presidente de la República. José M. Piñera F. falleció en Santiago en 1957, refiere su hijo Bernardino, alto dignatario de la Iglesia Católica.

El pasado de Iquique y de Tarapacá salitrero trae historias desconocidas u olvidadas como la que hoy se publica.

image_pdfimage_print