• Las prolongadas sequías provocadas por el calentamiento global podrían estar en cuenta regresiva, luego que en México se creara un polímero que retiene la lluvia, se biodegrada y reduce en un 90% el uso de agua. Un invento llamado a revolucionar la agricultura y la producción de alimentos en la Tierra y hasta en el espacio exterior.

Isabel Frías

Periodista U.C.

En medio de esta pandemia, el tema del calentamiento global no ha perdido vigencia, principalmente porque ha dado visibilidad al problema del hambre y también a las prolongadas sequías que se viven en vastos territorios.

En otras palabras, todo el rubro de la agricultura ha recobrado un sentido “estratégico” para muchas naciones que desean proveer de alimentos a su población.

¿Cómo incentivar la independencia alimentaria con los niveles de sequía que atraviesa Chile?

Esta pregunta la respondió Sergio Rico Velasco, un ingeniero del Instituto Politécnico Nacional de México, quien creó y patentó un increíble producto que está llamado a revolucionar los cultivos de plantas, árboles y cultivos de alimentos gracias a su “agua en polvo”, que reduce el consumo del vital elemento en un 90%.

Se trata de un polímero, sustancia sintética pero biodegradable, no tóxica, que resulta de un proceso de polimerización. Su principal cualidad es que este producto es capaz de retener la humedad de la lluvia para posteriormente convertirla en un producto sólido con la apariencia de polvo.

Para tener una idea de su gran potencial, hay que considerar que puede retener hasta 200 veces su peso en agua durante 6 semanas. Y tiene una vida útil de 8 años y según Sergio Rico, se necesitan 25 kilos de este producto para regar una hectárea de cultivo.

El polímero de acrilato de potasio ya se ha comenzado a vender en polvo, producto que se hidrata con agua (de lluvia) y se transforma en un gel capaz de retener el líquido durante 40 días. Durante todo ese período de tiempo, las plantas se mantienen hidratadas sin tener que esperar ni riego ni precipitaciones.

Argentina y México están en pleno uso de este nuevo producto que no solo rebaja costos de manera considerable, sino que además simplifica y abarata muchos procesos que hasta ahora demandaban de infraestructura hidráulica.

Las fotografías muestran su funcionamiento, el cual posee un beneficio adicional insospechado: cuando el polímero pierde toda la humedad que almacenó, el producto vuelve a su estado inicial y puede ser reutilizado durante 8 años y más.

Un invento que ha sido recibido con aplausos en toda América Latina.

image_pdfimage_print