MARIO VERGARA

La comunidad nacional sabe y es testigo que una de las grandes trabas de la legislación actual es un Decreto Supremo que determina la obligatoriedad de enseñanza de religión en todos los colegios de Chile, lo que es considerado un atentado contra el principal objetivo de la enseñanza pública que es educar ciudadanos libres de sesgos dogmáticos.

Por lo anterior es que Diario Longino entrevistó al profesor Juan Carlos Baeza Candina, Gran Delegado Jurisdiccional del Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, acerca de un tema que desde hace bastante tiempo preocupa a la ciudadanía en el ámbito de la educación laica.

-¿Qué le preocupa a la masonería con respecto a la educación laica?

-Aspirar a una educación no guiada, donde el libre pensamiento fluya dentro de la formación de los estudiantes. Esa es la visión que tiene la Masonería en forma histórica. Tenemos que recordar que en nuestro país nace en manos de la Iglesia Católica y está en esas manos. Hay presidentes de libre pensamiento comenzando por Bernardo O´Higgins como masón. Empieza entonces a separarse un poco, la educación que era confesional, a una educación libre, libre de dogmas donde el hombre tiene que aspirar a conocer sin ser guiado.

-¿Entonces, como masones piensan que la educación tiene que ser vista desde ese prisma? ¿Qué tiene de bueno o no la educación laica?

-Chile, se dice que es un país laico, pero todavía estamos supeditados a una serie de cosas que nos ligan a la iglesia, especialmente la Iglesia Católica; incluso todavía pesa sobre la educación el decreto que dejó como herencia la ex Ministra de Educación Mónica Madariaga y que instauró la asignatura de religión.

-¿Tiene colegios laicos la masonería?

Sí, pero donde no hay ningún tipo de religión, no se enseña religión, es libre, total. Hay una frase bastante categórica de cómo debe ser este tipo de educación. Dice que se aspira a una educación sin verdades absolutas y con libertad de conciencia. Ese es el sentido que debe tener la educación.

-¿Es por eso que ustedes hablan de una educación no dogmática?

-Es decir, no podemos enseñarle a un niño una verdad absoluta cuando  él tendrá su tiempo para discernir. Si alguien quiere hacer religión, está la iglesia, está la catequesis, está la casa. En la escuela se va a aprender otras cosas que son importantes. En la escuela se aprende lenguaje, matemáticas, ciencias, otras cosas. Que alguien quiera aprender otras cosas que no estén vinculadas a la educación y que sea de requerimiento de la familia, hágase al interior de la familia. Y si quiere hacer religión, hágase en el seno de la iglesia, pero no dentro de un colegio.

-Actualmente, hay organizaciones de estudiantes que se oponen a las clases de religión, hay mas voces que claman por educación inclusiva.

-Es lo que ahora está en boga, lo que se está logrando hacer ahora, es una educación inclusiva. La Gran Logia de Chile patrocina colegios. Es que la masonería siempre ha estado vinculada a la educación, a lo largo de Chile y el mundo. Siempre la masonería ha estado ligada a la educación porque ahí está el crecimiento del hombre. Porque nosotros, a diferencia de las religiones, las religiones giran  en torno a Dios, nosotros giramos en torno al hombre. Por eso para nosotros es importante el hecho de poder crecer como persona, lo que llamamos ser artífices de nuestro propio perfeccionamiento.

-¿Puede nombrar algunas obras masónicas en Iquique?

-Por ejemplo, cuando se creó el Liceo Nocturno Francisco Bilbao. Eran grupos de hermanos que, gratuitamente iban a dictar clases, a dar una oportunidad a las personas que por alguna situación tuvieron que desertar de la enseñanza regular para trabajar de día y por la noche continuar su educación. Otra hito importante fue la creación de la Universidad de las Artes y el Oficio que dio origen al actual Liceo Politécnico. Esas fueron obras de hermanos masones, principalmente profesores.

-¿Este pensamiento sobre la educación se ha mantenido siempre en el tiempo?

-No ha cambiado en el tiempo, se ha mantenido, porque ha sido una lucha constante. El conocimiento es poder. Por lo tanto para nosotros ese poder implica una formación libre de dogmas, una formación libre de cualquier prejuicio. Un colegio que se dedica a educar e instruir personas no tiene por qué obligarlas, a no ser que sea una decisión familiar. Si una persona dice y quiere que su hijo tenga formación católica, hay colegios que entregan esa formación. En Iquique tenemos el Colegio Don Bosco, María Auxiliadora, Domingo Savio, pero si hay familias que no quieren seguir ese lineamiento.

-Entonces, los masones no comparten los ramos de religión en los colegios.

-No la compartimos, pero somos muy respetuosos de los valores religiosos de las personas. De hecho, en nuestra institución nos reunimos personas de diferentes religiones. Respecto de los masones, hay un concepto errado dentro de la comunidad por mala información, quizá por ignorancia, que los masones somos ateos en circunstancia que eso no es efectivo. Al contrario, valoramos mucho eso porque entendemos que la religión es una necesidad espiritual de las personas, pero es una necesidad que cada cual la escogerá.