El gerente de asuntos gubernamentales de Uber Chile, Nicolás Sánchez, se refirió a impacto en la región en torno a la Ley Uber. Un tercio de los viajes tiene origen o destino la comuna de Alto Hospicio.

Con la finalidad de acercarse a sus socios conductores, conocer la experiencia, recogiendo las sensaciones del usuario y entregar las posibles medidas que pudiesen afectar, en caso de aprobarse la Ley Uber, a las personas que viven y utilizan este servicio en Tarapacá, estuvieron de visita en Iquique el gerente de asuntos gubernamentales de Uber Chile, Nicolás Sánchez, junto a Verónica Jadue, gerenta de comunicaciones en Chile de la empresa estadounidense.

La ley que regulará el transporte de pasajeros a través de aplicaciones, más conocida como ley Uber, el 9 de julio pasado fue aprobada en general por el Senado por 39 votos, 3 abstenciones y 1 voto en contra. A raíz de lo anterior, Nicolás Sánchez, nos explica que el impacto en los socios conductores y usuarios de la aplicación en la región radica principalmente en la exigencia de contar con una licencia de conducir profesional para quienes presten el servicio.

En la región de Tarapacá, Uber cuenta con 2 mil socios conductores.

“Actualmente en Iquique tenemos alrededor de 2 mil personas que utilizan nuestra tecnología para generar ingresos. De esos 2 mil, solo un 20 por ciento cuenta con licencia profesional. Son mil 600 personas que se están quedando fuera. Junto con tener un impacto social en la gente que está buscando alternativas para generar ingresos, también va a tener un impacto en el usuario, por qué, porque hoy día el servicio está en toda la zona y 2 mil conductores hacen posible eso, pero si lo dejamos en 400 al final el servicio va a estar disponible en la avenida principal de Iquique. Va a desaparecer el servicio a Alto Hospicio, lo que nos preocupa ya que un tercio de los viajes tiene origen o destino esta comuna”, señaló el ejecutivo, agregando que junto con acotarse el servicio, este se vería incrementado hasta tres veces en su valor.

PROFESIONAL

Por otra parte el gerente gubernamental de Uber Chile, se refirió a la importancia del acercamiento hacia las autoridades que están directamente relacionados a la toma de decisiones en esta materia.

“Hoy día se están tomando decisiones que son sensatas, porque el tema de la licencia profesional responde a una necesidad. La gente quiere sentir que quien lo lleva de un destino a otro, tenga algo de experiencia y eso está bien. El problema es que actualmente la norma que regula la forma de obtener una licencia de conducir es muy antigua, son muy pocas las escuelas que están disponibles, el curso tiene un costo alto, unos 500 mil pesos en promedio, demora mucho tiempo y es muy limitado, solamente pueden hacerlo 25 personas de forma al mismo tiempo. Llevar a todas esas personas que hoy no tienen el requisito, nos demoraríamos siete años en hacerlo. Esta regla que existe no está preparada para pasar a 70 mil personas –socios conductores de Uber en el país- en todo Chile de un momento a otro. Esto puede tener externalidades negativas tremendas”, señaló.

En cuanto a las alternativas planteadas ante la comisión de transporte del Senado por parte de Uber, Nicolás Sánchez, agrega “nosotros queremos tener un rol que sea proactivo y propositivo. Las soluciones que estamos viendo y que son muy factibles, es por ejemplo que para ser un conductor de Uber, se tenga cinco años de experiencia al volante con licencia clase B, donde fundamentamos eso, las estadísticas nacionales de la Conaset determinó que los conductores durante los tres primeros años de experiencia tienen la mayor tasa de accidentabilidad. Otra alternativa aprovechar esta instancia para modernizar la obtención de licencias, los cursos de la licencias profesionales son de los años ‘70”, sostuvo.

CONSULTA CIUDADANA

En cuanto al inicio de un proceso de consulta pública para que cualquier chileno pueda incorporar sus propuestas a esta discusión antes del 30 de agosto, dado a conocer por el Senador Francisco Chahuán (RN), presidente de la Comisión de Transportes.

Siguiendo esta misma línea, Nicolás Sánchez, junto con valorar la propuesta del senador Chahuán, agrega que esta iniciativa no favorece ni afecta a la compañía “el ciudadano tiene que pensar en él, saber qué es lo que le gusta. Nuestro servicio no es perfecto, podemos mejorar más y vamos a hacerlo, pero acá lo importante es la voz del ciudadano. Si el usuario dice para mí Uber es una alternativa o no, habrá que escucharlo. Esa es la gracia del proceso legislativo, escuchar a todas las partes”, concluyó.