Los liceos Padre Alberto Hurtado Cruchaga de Pica y Juan Pablo II de Alto Hospicio se volcaron con éxito al mundo digital para cumplir las metas educativas de este año, utilizando redes sociales y distintas plataformas virtuales. Estas innovaciones han sido, además, un atractivo importante para evitar la deserción escolar.

En medio de la pandemia y con la imposibilidad de asistir a clases, los liceos bicentenario Padre Alberto Hurtado Cruchaga de Pica y Minero S.S. Juan Pablo II de Alto Hospicio debieron reforzar el teleaprendizaje con la entrega de chips de conexión inalámbrica, material didáctico digital, equipos e instancias educativas online, entre otras iniciativas. En este proceso, han sido apoyados por las municipalidades de cada comuna y acompañados por Fundación Educacional Collahuasi y SNA Educa.

En ambos establecimientos, se realizó una priorización de contenidos, adaptada a la realidad de cada plantel educacional y que incluye los objetivos del MINEDUC, logrando un 65% y 95% de avance a la fecha en Pica y Alto Hospicio, respectivamente. Para ello, han utilizado herramientas digitales y redes sociales para conectarse a clases, enviar cápsulas interactivas y consejos de estudio, grabar las clases para que los alumnos puedan repasar y la realización de evaluaciones formativas online. Estas innovaciones han sido diseñadas para no sobrecargar a los jóvenes y captar su interés.

“La participación de los estudiantes ha sido significativa: un 85% de nuestros alumnos se está conectando con el sistema escolar. El apoyo de sus familias ha sido también un factor crucial, con quienes hemos estado tratando temas de apoyo emocional”, explica la directora del Liceo Padre Alberto Hurtado Cruchaga de Pica, Carolina Guerrero. Además, el equipo de este establecimiento educacional participa de un programa de TV en vivo transmitido por Facebook Live, que se emite semanalmente y busca entregar espacios de esparcimiento a las familias, consejos, cápsulas informativas, entrevistas, concursos de ingenios y mensajes de apoyo emocional.

Por su parte, Goighet Andrade, directora del Liceo Bicentenario Minero, señala que el apoyo permanente a los jóvenes ha sido fundamental para evitar la deserción escolar y que hoy cuentan con un 95% de alumnos conectados a clases. “Realizamos talleres extraescolares virtuales y entregamos orientación a los estudiantes de 2º medio, que optan por el plan Humanista Científico o Técnico Profesional”, precisa. También elaboraron un kit con todo el material para ser entregado en pendrives, cuando las condiciones sanitarias permitan el retorno presencial a clases.

César Gavilán, director ejecutivo de Fundación Educacional Collahuasi, sostiene que el trabajo público-privado ha sido clave en este proceso. “Hemos mantenido una valiosa coordinación con las autoridades, los liceos, SNA Educa, los alumnos y sus familias para apoyar los planes educativos de emergencia. Sin duda, estos resultados son fruto de la colaboración y de la constancia de los docentes y estudiantes”.

Ambas directoras explicaron que el valor agregado está enfocado en la contención emocional entregada para acompañar no tan sólo a los alumnos, sino también al núcleo familiar completo. El trabajo se realiza con equipos de apoyo conformado por psicólogos, trabajadores sociales y educadoras diferenciales.

image_pdfimage_print